Un niño de 10 años, entre las víctimas en el volcán Ontake

El pequeño Riku Nishijima ha sido identificado junto a su progenitor, Hiroshi Nishijima, de 40 años, procedentes de la ciudad de Kakogawa, en la prefectura de Hyogo.

Tokio

Un niño de 10 años que se encontraba realizando senderismo con su padre ha sido identificado como una de las 47 víctimas mortales causadas por la erupción del monte Ontake en el centro de Japón, según informó hoy la policía.

El pequeño, Riku Nishijima, que estudiaba cuarto curso de primaria, ha sido identificado junto a su progenitor, Hiroshi Nishijima, de 40 años, según precisó la cadena pública NHK.

Ambos procedían de la ciudad de Kakogawa, en la prefectura de Hyogo (oeste), a 270 kilómetros del volcán.

Con estos, son 44 las víctimas identificadas por la policía de la prefectura de Nagano, que espera poder establecer las identidades de los tres cuerpos restantes que se han hallado hasta el momento.

Aunque mayoría de las víctimas son de la zona del volcán, también se ha identifico a grupos de ciudadanos de localidades distantes como Tokio o Hiroshima.

El Ontake, el segundo mayor volcán de Japón con 3.067 metros de altura y ubicado a unos 100 kilómetros de la ciudad de Nagoya, entró en erupción el pasado sábado mientras centenares de montañeros se encontraban realizando senderismo.

Unos 250 senderistas pudieron abandonar la zona por su propio pie o fueron evacuados, aunque las autoridades locales desconocen el número total de personas que se encontraban en volcán en el momento de su erupción.

De hecho, la falta de información sobre los desaparecidos cinco días después de la tragedia ha provocado las protestas de algunos familiares que aguardan noticias sobre las tareas de rescate, que nuevamente tuvieron que suspenderse hoy, esta vez debido a la lluvia.

Las tareas de socorro se desarrollan con lentitud debido al peligro de nuevas erupciones, y a los problemas de movilidad y visibilidad provocada por las grandes cantidades de ceniza que escupió la montaña.

Independientemente de que pueda haber más víctimas en la cima del Ontake, su erupción es ya la que más pérdidas humanas ha provocado en Japón desde 1926, cuando hubo 144 muertos y unos 210 heridos por el estallido del monte Tokachi, en Hokkaido (norte).

El suceso también ha ocasionado hasta el momento 69 heridos de diversa consideración, la mayoría de ellos por golpes, fracturas y quemaduras.