Papa agradece a Cuba por la reunión con líder ortodoxo

Al culminar la reunión con el patriarca ortodoxo en La Habana, Cuba, el pontífice agradeció la disponibilidad y recibimiento del presidente Raúl Castro. 
El papa Francisco y el patriarca ortodoxo ruso se encontraron en la sala presidencial del aeropuerto de La Habana.
El papa Francisco y el patriarca ortodoxo ruso se encontraron en la sala presidencial del aeropuerto de La Habana. (AP)

La Habana, Cuba

El papa Francisco agradeció a Cuba y al presidente Raúl Castro por haber servido de sede para la histórica reunión que sostuvo con el patriarca ruso Kirill.

"Si sigue así Cuba será la capital de la unidad", dijo Francisco en unas breves palabras improvisadas luego de firmar una declaración conjunta con Kirill y tras dos horas de conversaciones.

Ante una fila de sacerdotes católicos y otra de ortodoxos, ambos líderes firmaron un documento conjunto, que clausuró más de dos horas de conversaciones a puertas cerradas de los jerarcas.

"Al reunirnos a distancia de las antiguas disputas del Viejo Mundo, sentimos muy fuertemente la necesidad de colaboración entre los católicos y los ortodoxos, que deben estar siempre preparados para responder a cualquiera que les pida razón de la esperanza", dice la declaración conjunta. "Que nuestro encuentro inspire a los cristianos de todo el mundo para invocar con el nuevo fervor al Señor, orando sobre la plena unidad de todos sus discípulos.

El portavoz vaticano Federico Lombardi dijo que el encuentro con el patriarca ortodoxo fue "un momento histórico y una gran alegría para el papa".

Habló de un encuentro "muy cordial" entre ambos y recordó que se pudo oír al papa pronunciar las palabras "hermano" y finalmente" en los primeros instantes del encuentro al que asistieron los periodistas, antes del coloquio privado.

En estas declaraciones que publicaron los órganos de información del Vaticano, Lombardi aseguró que se ha llegado a "una meta", pero que es también "el punto de salida de un camino de unidad y comprensión, no fácil, pero muy valioso".

Lombardi también apreció "tanta alegría" en la cara de Kiril.