Entierran a joven que murió a manos de la policía en EU

Familiares y amigos de Freddie Gray asistieron a los servicios funerarios del afroamericano que falleció a causa de las lesiones que la policía estadunidense le dejó en la espina dorsal.

Baltimore

Familiares y amigos de Freddie Gray, quien murió una semana después de un enfrentamiento con la policía en el que sufrió lesiones graves de la espina dorsal, despidieron al joven en la funeraria Vaughn Green East.

Los dolientes desfilaron frente al ataúd blanco adornado con seda en el que reposaba el cuerpo de Gray, quien estaba vestido de camisa blanca, pantalones deportivos negros y tenis blancos. Gray tenía puesta una gorra blanca de béisbol de los Dodgers de Los Angeles.

Un arreglo floral fue colocado encima de la tapa abierta del féretro y debajo de ésta había una almohada con un retrato impreso en serigrafía de Gray flanqueado por palomas y la frase "Paz, para todos" en la parte de abajo.

Unas 20 personas tomaron asiento en el interior de la capilla mientras varias personas hacían fila en espera de su turno para pasar al lado del cadáver.

Varios dolientes también se reunieron afuera del lugar. Algunos cargaban en lo alto letreros que decían "Recordamos a Freddie" y "Nuestros corazones están con la familia Gray".

Por su parte, la Casa Blanca anunció que el jefe de la iniciativa del presidente Barack Obama para hombres de las minorías asistirá al funeral de Gray.

Broderick Johnson, presidente de la Fuerza Especial My Brother's Keeper, representará al gobierno en el funeral.

My Brother's Keeper es una iniciativa que brinda ayuda a jóvenes de comunidades de recursos limitados para que cumplan sus metas educativas.

Johnson, oriundo de Baltimore, estará acompañado por otros dos funcionarios, indicó la Casa Blanca.

Tina Covington, de 46 años, dijo que no conocía al fallecido pero vino a la funeraria a expresar sus condolencias a la familia de Gray. Covington tiene un hijo poco mayor que Gray.

"Duele, en verdad. Es un recordatorio de la realidad", dijo Covington, cuyo hijo tiene 27 años. "Algo ocurre en el departamento de la policía que es necesario cambiar".

Durante un servicio religioso, el pastor Jamal Bryant dijo a la congregación en el Templo del Empoderamiento de la Iglesia AME que "alguien tendrá que pagar" por la muerte de Gray.

Bryant afirmó a los presentes, la mayoría personas de color, que "la vida de los negros siempre está en peligro en Estados Unidos".

Bryant también mencionó la violencia que estalló el sábado en la noche durante lo que había comenzado como una manifestación pacífica en la que habían participado más de mil personas.

Unas 34 personas fueron arrestadas, según el Departamento de Policía de Baltimore, y seis agentes sufrieron lesiones menores.