Se intensifican protestas en Venezuela

La seguridad fue reforzada en al menos seis municipios debido a la nueva ola de protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro; en diversas partes del país se han registrado enfrentamientos.

Caracas

Los choques entre manifestantes y las fuerzas de seguridad recrudecieron el jueves en varias ciudades de Venezuela, mientras la oposición acusaba al Gobierno de reprimir con violencia la ola de enardecidas protestas contra el presidente socialista Nicolás Maduro.

Al menos cinco personas han muerto por los enfrentamientos, y una más falleció de causas naturales al no poder llegar a un hospital por los bloqueos, según la televisión estatal. Las manifestaciones además dejaban decenas de heridos y detenidos.

Después de una agitada noche la situación en Caracas parecía más calmada el jueves, pero el ambiente empeoró en las ciudades andinas de Mérida y San Cristóbal, en el oeste del país, donde fue suspendida temporalmente la portación de armas.

En al menos seis municipios del estado Táchira, fronterizo con Colombia, hubo protestas y las autoridades dijeron que unos 500 militares fueron a reforzar la seguridad. San Cristóbal, la capital del estado, parecía una "zona de guerra" según residentes, que detallaron que el transporte público no funcionaba y que bancos y comercios estaban cerrados.

Manifestantes en el estado central de Carabobo quemaron vehículos de mantenimiento, dijo una dependencia del Gobierno.

Vecinos de Caracas armaron el jueves barricadas, luego de que zonas del este de la ciudad -bastión opositor- fueron sacudidas el miércoles por enfrentamientos. Otros tenían carteles que decían: "me declaro en desobediencia civil".

Policías y militares dispararon gases lacrimógenos el miércoles por la noche contra jóvenes armados con piedras y bombas molotov y desalojaron una plaza en Caracas que es un punto de reunión de la oposición. Hombres armados en motocicletas recorrieron barrios de la ciudad en la madrugada, mientras se escuchaban detonaciones, según testigos de Reuters.

Acusaciones cruzadas

"¿Cuántos muertos más quieren? ¿Cuántos heridos más quieren?", preguntó en una conferencia de prensa Henrique Capriles, gobernador del estado Miranda que alberga a parte de Caracas y uno de los principales líderes de la oposición.

Capriles acusó al Gobierno de provocar la violencia para desviar la atención de los problemas económicos del país. "No caigan en la violencia (...) con la violencia no se va a lograr nunca nada", pidió a los manifestantes.

Miles de venezolanos han salido a las calles desde hace tres semanas para manifestarse contra la alta inflación, la escasez de productos básicos y la elevada inseguridad.

Aunque las manifestaciones son el mayor desafío del presidente Nicolás Maduro desde que asumió en abril, no había indicios de que su administración pudiera tambalear.

Maduro acusó a grupos de "fascistas" -como llama a sus detractores- de golpear a gente y disparar contra edificios en un acomodado barrio de Caracas que es mayormente opositor.

"Ayer un grupo de motorizados también se disfrazaron de chavistas (...), golpeando puertas y gritando viva Maduro y sacaban y disparaban", dijo.

Maduro asegura que la oposición, con apoyo de Estados Unidos, busca repetir el golpe de Estado que sacó brevemente del poder a su fallecido mentor Hugo Chávez en el 2002.

El líder opositor Leopoldo López, que había convocado a las marchas, se entregó el martes a la justicia después de rehuir durante una semana una orden de arresto en su contra bajo acusaciones de incitar a la violencia en las manifestaciones.