La victoria en el último debate da esperanzas a los independentistas escoceses

Alex Salmond, de 59 años, jefe del gobierno regional y del Partido Nacional Escocés (SNP) se impuso el lunes en el debate televisado al líder de la campaña unionista, Alistair Darling.
Alistair Darling (i) y Alex Salmond (d) se dan la mano en el debate del lunes en Glasgow
Alistair Darling (i) y Alex Salmond (d) se dan la mano en el debate del lunes en Glasgow (AFP)

Londres

Los ayuntamientos escoceses empezaron este martes a enviar las papeletas del voto por correo del referéndum de independencia, al día siguiente de que el líder secesionista Alex Salmond ganase el último debate y diera esperanzas a sus partidarios de invertir los sondeos.

Salmond, de 59 años, jefe del gobierno regional y del SNP (Partido Nacional Escocés), se midió el lunes por segunda vez al líder de la campaña unionista, Alistair Darling, escocés de 60 años y último ministro de Finanzas de un gobierno laborista británico, entre 2007 y 2010.

Si en el primer debate Salmond se atascó en la cuestión de la divisa que usaría la Escocia independiente, en éste logró atraer el debate adonde más le convenía: el brillante porvenir de una Escocia que gestionaría ella sola recursos como el petróleo del mar del Norte y nunca más tendría que aceptar las políticas de austeridad de los gobiernos conservadores de Londres.

Es un tema sensible en Escocia, una región tradicionalmente de izquierdas -"hay más osos panda en el zoo de Edimburgo que diputados conservadores escoceses", suele decir Salmond- muy marcada por el recuerdo de la desindustrialización de Margaret Thatcher que dejó legiones de desempleados.

"Nadie gestionará este país mejor que la gente que vive y trabaja en Escocia", dijo el primer ministro escocés antes de reclamar: "son nuestros tiempos, es nuestro momento, dejadnos hacerlo".

El 71% de las 500 personas interrogadas por ICM para un sondeo del diario The Guardian estimó que Salmond ganó el debate celebrado en la galería de arte Kelvingrove de Glasgow, y un 29% que lo hizo Darling, mientras que para los analistas no hubo dudas sobre la victoria del primero.

"Darling parecía un hombre aterrorizado por la posibilidad de no repetir su victoria del primer debate, y de hecho no la repitió. Claramente perdió", estimó Nick Robinson, analista y editor político de la BBC.

Los sondeos desde que se convocó el referéndum, hace dos años, se han mostrado imperturbables a los vaivenes de la campaña y dan una ventaja cómoda de los partidarios de seguir en el Reino Unido, de 14 puntos según el último.

La victoria de Salmond era la última oportunidad de iniciar una remontada y conquistar a los indecisos, aproximadamente un 12% de los votantes. Blair Jenkins, director ejecutivo de la campaña independentista (Yes Scotland), estimó que "fue una victoria abrumadora para el 'sí'". El mensaje del primer ministro (regional) fue claro, optimista, apasionado".

"En contraste", Darling "fue negativo todo el rato" y "consiguió dejar al descubierto la insolvencia de la promesa de un buen futuro bajo otro gobierno central por el que los escoceses no votaron".

El debate, retransmitido por la BBC, fue el tema principal ("trending topic") en la red social Twitter en el Reino Unido pero tambien en España, donde los nacionalistas catalanes quieren celebrar un referéndum de independencia como el de Escocia.

Durante el debate, Salmond amenazó con no pagar la parte de la deuda del Reino Unido que correspondería a Escocia si gana el referéndum de independencia y no le permiten seguir usando la libra esterlina. "Si conservan todos los bienes del Reino Unido, entonces se quedan todas las cargas", afirmó.

El debate tuvo lugar en Glasgow, en la galería de arte Kelvingrove, un día antes de que empiece el voto por correo, y estuvo de nuevo dominado por los aspectos económicos del futuro de Escocia, dentro o fuera del Reino Unido.

Los independentistas quieren seguir usando la libra esterlina si ganan el referéndum del 19 de setiembre y tener un papel en la institución responsable de la política monetaria, el Banco de Inglaterra, en una unión monetaria al estilo de la Eurozona.

Pero los tres principales partidos británicos -conservadores, laboristas y liberales- se han comprometido a impedirlo en las negociaciones que seguirían a la victoria del "sí" en el referéndum.

Para Darling, la secesión del Reino Unido, formado desde 1707 por Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, es una apuesta demasiado arriesgada. Salmond "nos pide que creamos en su palabra en cualquier tema. No tiene un plan B para nada. ¿Que me fíe de todo lo que dice? Lo siento, pero no puedo", dijo Darling.

Empieza el voto por correo

"¿Debe ser Escocia un país independiente? Sí-No". Unos cuatro millones de votantes -todos los residentes legales en la región mayores de 16 años, aunque sean británicos de otras regiones o europeos- tendrán la oportunidad de pronunciarse sobre la salida del Reino Unido.

Los escoceses podrían así poner fin a la Unión de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte, que se remonta a 1707. Este martes los ayuntamientos empezaron a enviar las papeletas para votar por correo, "lo que significa que algunas llegarán a los buzones tan pronto como el miércoles", dijo a la AFP Susy McCartney, de la comisión electoral.

Los votos por correo no serán escrutados hasta que los colegios electorales cierren sus puertas el día del referéndum, el 18 de septiembre a las 22:00 (21:00 hora GMT).