El Papa recibirá por primera vez en el Vaticano a víctimas de curas pedófilos

Se trata de dos británicos, dos alemanes y dos irlandeses, los cuales sufrieron abusos sexuales por parte de religiosos.

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco recibirá por primera vez el lunes en el Vaticano a víctimas de curas pedófilos, un gesto emblemático de condena de décadas de encubrimiento de abusos sexuales dentro de la Iglesia católica.

El papa argentino recibirá a un grupo de seis víctimas en su residencia privada del Vaticano, la sencilla Casa Santa Marta, donde se aloja desde su elección como pontífice en marzo del 2013.

Se trata de dos británicos, dos alemanes y dos irlandeses, los cuales sufrieron abusos sexuales por parte de religiosos.

La reunión fue anunciada por el mismo pontífice el pasado 26 de mayo durante el vuelo de regreso a Roma de su viaje en Medio Oriente.

Las víctimas asistirán primero a la misa matutina que el obispo de Roma suele oficiar en la capilla de su residencia, tras lo cual se reunirán en privado.

Los nombres de las personas no serán divulgados a la prensa, precisaron fuentes del Vaticano.

Francisco se comprometió desde su llegada al trono de Pedro a luchar contra la pederastia y puso en marcha una comisión para la protección de la infancia de la que forma parte una víctima, la irlandesa Mary Collins.

El hecho de que incluya en el primer grupo que recibe dentro del Vaticano a víctimas de nacionalidad irlandesa es una manera de comunicar su cercanía y solidaridad a uno de los países más afectados por el fenómeno de los curas pedófilos, que tanto ha desprestigiado a la Iglesia en los últimos años.

El tema de los abusos sexuales a menores cometidos por décadas por curas es el más delicado y complejo para la jerarquía de la Iglesia católica.

La comisión para la protección de los menores, creada en marzo pasado por Francisco, se reunirá la víspera, el domingo, para evaluar las medidas a tomar.

El cardenal estadounidense Sean O'Malley, que preside la comisión, subrayó en mayo pasado la voluntad de elaborar "procedimientos claros" para que todos los culpables, a todos los niveles, "respondan por sus actos".

Respetando la línea de su predecesor, el papa emérito Benedicto XVI, Francisco ratificó la orden de "tolerancia cero" de cara al fenómeno.