Parlamento de Venezuela llama a rebelión popular contra "golpe de Estado"

El Parlamento aprobó un acuerdo en el que declara la ruptura del orden constitucional y la existencia de un golpe de Estado a la Constitución "cometido por el régimen de Nicolás Maduro".
Simpatizantes del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, irrumpieron en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional.
Simpatizantes del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, irrumpieron en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional. (AFP)

Caracas

El Parlamento de Venezuela, de mayoría opositora, llamó a una rebelión popular y a la presión internacional al denunciar un "golpe de Estado" del gobierno, tras la suspensión del proceso de referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

En una tensa sesión este domingo, brevemente suspendida por la irrupción de grupos chavistas en el hemiciclo, la Asamblea Nacional declaró en su resolución final "una ruptura del orden constitucional" cometido "por el régimen" de Maduro.

TE RECOMENDAMOS: Detienen proceso revocatorio contra Maduro por orden judicial

En ese sentido, resolvió "convocar al pueblo de Venezuela a la defensa activa de nuestra Carta Magna hasta lograr la restitución del orden constitucional" y "solicitar a la comunidad internacional la activación de mecanismos" para el retorno de la "democracia".

El acuerdo exige también a la Fuerza Armada "no obedecer o ejecutar ningún acto contrario a la Constitución".

Aunque el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, había señalado que se abordaría la posibilidad de apertura de un "juicio político" contra Maduro, el tema no fue abordado durante los debates.

No obstante, los diputados convocaron a una sesión el martes que iniciará un proceso para "determinar la situación constitucional del presidente", a quien acusan de tener doble nacionalidad, venezolana y colombiana, lo que lo inhabilitaría para ejercer el cargo.

El Parlamento también decidió "proceder de manera inmediata" al reemplazo de las autoridades del Consejo Nacional Electoral (CNE) y del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), a los que la oposición acusa de ser aliados del gobierno.

TE RECOMENDAMOS: Marcha en Venezuela para pedir referéndum revocatorio

Hace dos meses, la Asamblea Nacional fue declarada en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia y todos sus actos son considerados nulos.

Uno tras uno los diputados opositores denunciaron la existencia de una "dictadura". "El pueblo tiene derecho a la rebelión (...) En Venezuela se ha dado un golpe de Estado continuado, que tuvo su culminación al robarle el voto del referendo", dijo el jefe de la bancada opositora, Julio Borges.

"¿Cómo dicen ustedes que en Venezuela hay dictadura si ustedes lograron ganar unas elecciones?", cuestionó la diputada oficialista Tania Díaz, al calificar la sesión como un "reality show".

Los legisladores oficialistas acusaron a su vez a los opositores de buscar dar un golpe de Estado. "No traten de aprovechar coyunturas difíciles para acabar con la patria", dijo el diputado Earle Herrera.

"No constituye para nada desestabilización o golpe de Estado promover un revocatorio (...) son recursos que están en la Constitución", respondió Ramos Allup, al cerrar la sesión.

De gira por Medio Oriente, donde intenta acuerdos para mejorar el precio del petróleo, Maduro hizo desde Arabia Saudita un enlace a través de la televisión oficial en el que dijo estar atento a sus "responsabilidades constitucionales al frente del Estado y del gobierno".

El jefe de la bancada del oficialismo, Héctor Rodríguez, llevó un mensaje del mandatario: "Diles que les doy un saludo y un abrazo, y que los espero en la mesa de diálogo a todas y a todos", refirió.

Chavistas irrumpen en Asamblea

Grupos de seguidores del gobierno venezolano irrumpieron en el hemiciclo del Parlamento e interrumpieron el debate sobre la suspensión del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro, mientras los agentes de seguridad trataban de contenerlos.

"Grupos violentos extraños a la Cámara... tienen que ser sacados, que abandonen el hemiciclo", dijo el presidente desde la tribuna Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora.

Diputados oficialistas ayudaron a contener a los simpatizantes de Maduro, quienes, con banderas venezolanas y gritando consignas, lograron entrar por la fuerza a la parte baja del hemiciclo y a los jardines de la sede parlamentaria, en el casco histórico de Caracas.

De inmediato, Ramos Allup suspendió la sesión y llamó a reunión al jefe de la bancada oficialista, Héctor Rodríguez, para discutir sobre la situación irregular.

Desde antes de iniciar la sesión, grupos de chavistas mantenían rodeado el edificio parlamentario, crispando la sesión especial que convocó la oposición para evaluar acciones para "restituir el orden constitucional y democrático", según la agenda.

Al inicio del debate, Ramos Allup señaló que la sesión podría incluso discutir la apertura de un "juicio político" contra Maduro, aunque hasta ahora no ha sido abordado en el debate, tras varias intervenciones.

Sin resoluciones por el momento, los diputados han mencionado lo que llaman un "abandono del cargo" por parte de Maduro, de gira por Medio Oriente, y el álgido tema de la supuesta doble nacionalidad, venezolana y colombiana, del presidente, que lo inhabilitaría para ejercer el cargo.

La suspensión del referendo aumentó aún más la tensión política en el país petrolero, que además enfrenta una profunda crisis económica, con severa escasez de alimentos y medicinas así como una inflación que el FMI calcula en 475 por ciento para 2016.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó la sesión parlamentaria, después de que el poder electoral postergara hasta nuevo aviso la recolección de cuatro millones de firmas necesarias (20 por ciento del padrón de votantes), último paso antes de la consulta.

NMA