Oposición y gobierno venezolanos reanudan diálogo

Después de reunirse el 30 de octubre para hablar sobre el futuro de Venezuela, integrantes de la oposición, del gobierno y enviados del Vaticano dialogarán nuevamente.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. (AFP)

Caracas, Venezuela

El gobierno de Nicolás Maduro y la oposición reanudan este viernes, a instancias del Vaticano, un diálogo que busca resolver la profunda crisis de Venezuela, en un campo minado al estar en disputa la continuidad del chavismo en el poder.

Delegados del gobierno y de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) celebran su segunda reunión, tras iniciar el diálogo el 30 de octubre, para evaluar avances en temas como derechos humanos, situación económica y justicia, abordados en mesas separadas.

A la cita -sin hora prevista de inicio- asistirán el enviado del papa Francisco, monseñor Claudio María Celli, y los ex gobernantes José Luis Rodríguez Zapatero (España), Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

TE RECOMENDAMOS: La MUD amaga con retomar la ofensiva

"Estamos empezando, hay que tener mucha paciencia. Hay que tener espíritu de respeto y convivencia, el diálogo no solo es un camino para lograr acuerdos, es un fin en sí mismo", declaró en Caracas Rodríguez Zapatero.

De no tener éxito, el conflicto podría escalar a corto plazo pues el diálogo fue abierto justo cuando la tensión estaba al tope por la suspensión, el 20 de octubre, de un referendo con el que la MUD buscaba revocar el mandato de Maduro, que concluye en enero de 2019.

La Mesa amena con levantarse de la mesa y retomar su ofensiva, pues, a la espera de gestos recíprocos, el 1 de noviembre suspendió un juicio sobre la responsabilidad de Maduro en la crisis y una marcha al palacio presidencial de Miraflores.

Crisis económica, la obsesión

La oposición quiere evitar como sea que el gobierno use el diálogo para ganar tiempo, por lo que acude a la mesa exigiendo resultados concretos, luego de una tregua de once días en su ofensiva contra Maduro.

"Venezuela es una olla de presión y la válvula, que era el revocatorio, la soldaron. La MUD busca en la mesa la solución electoral a la crisis. O nos devuelven el referendo o se activa un acuerdo para adelantar elecciones", declaró el portavoz de la alianza opositora, Jesús Torrealba.

Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) negó una acción legal que buscaba reactivar la consulta, al declarar "inadmisible" un recurso presentado por la MUD, según un fallo difundido este viernes.

El gobierno, que convocó a la prensa a las 22:00 horas locales para informar de avances del diálogo, dijo no aceptar ningún ultimátum y no contempla un adelanto de elecciones.

"No estoy obsesionado con elecciones, mañana eso lo decidirá el pueblo en el 2018. Resolver lo económico, esa es mi obsesión", declaró Maduro ayer.

Pero para la oposición, un cambio de gobierno es la única salida a la devastación económica del país petrolero, agobiado por la falta de alimentos y medicinas, y una inflación que rondará este año en 475 por ciento según el FMI.

"Somos escépticos por las reacciones del gobierno. Los venezolanos necesitamos señales de cambio. Estamos al límite, porque la situación económica es una bomba que puede explotar", declaró el ex candidato presidencial Henrique Capriles.

TE RECOMENDAMOS: Parlamento venezolano pospone debate sobre Maduro

Negociando imposibles

Analistas estiman improbable que el gobierno acepte reactivar el referendo o adelantar elecciones. Según Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, ello implicaría la salida del chavismo del poder, dada la impopularidad del 76.4 por ciento que, según la firma Venebarómetro, tiene el mandatario.

"Parece que la tendencia de la oposición es negociar imposibles", declaró el politólogo socialista Nícmer Evans, fuerte crítico de Maduro.

Para Evans, la MUD cometió el error de paralizar, antes de obtener resultados del diálogo, la movilización en la calle, quedándose sin mecanismo de presión. Lo demás es "pedirle al otro que entregue todo (el poder) a cambio de nada", agregó Evans.

Además de la desactivación de las protestas, la presión internacional bajó con el diálogo, apoyado incluso Estados Unidos. Pero la elección de Donald Trump abre ahora incertidumbres en la relación con Venezuela y la actitud hacia el proceso de conversaciones.

Los analistas ven más factible avanzar en otras áreas. La MUD también exige la liberación de políticos presos y un "canal humanitario" de suministro de alimentos y medicinas.

Además, la sustitución de autoridades electorales y de justicia -a las que acusa de oficialistas- y la restitución del Parlamento, de mayoría opositora pero declarado en desacato por la corte suprema.

Pero la salida electoral, prioridad para la MUD, tiene cero posibilidad de prosperar, según León: "Están hablando, pero no hay una negociación política", dijo con pesimismo.

AFC