Oposición vuelve a marchar en Venezuela por Constituyente

Bajo el lema "El pueblo dice no a la dictadura", la Mesa de la Unidad Democrática llamó a sus seguidores a negar su participación en la asamblea convocada por Nicolás Maduro.

Caracas

La oposición venezolana intentaba marchar este lunes hasta el centro de Caracas para informar al gobierno su rechazo a participar de la Asamblea Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro, enfrentado a una ola de protestas que en casi 40 días deja 36 muertos.

Bajo el lema "El pueblo dice no a la dictadura", la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a sus seguidores para exponer la decisión al ministro de Educación, Elías Jaua, quien encabeza la comisión presidencial que impulsa la Constituyente.

TE RECOMENDAMOS: Tumban estatua de Hugo Chávez en Venezuela 

Grupos de opositores se reunen en sectores del este de la ciudad para marchar. Desde que se lanzaron a las calles, el 1 de abril, no han logrado llegar al centro de Caracas, ante un dispositivo de seguridad que incluye el uso de bombas lacrimógenas para dispersarlos.

Como es usual, en cada día de marcha, 31 estaciones del metro permanecen cerradas.

"Mantenerse en las calles es la única manera de salir de esta cuerda de comunistas, porque queremos vivir en democracia. La Constituyente es una payasada, están huyéndole a las elecciones para quedarse en el poder", dijo a la AFP Jorge González, arquitecto de 63 años, en la Plaza Altamira (este).

Jaua citó a la oposición a una reunión este lunes en el palacio presidencial de Miraflores, pero la sus dirigentes descartaron asistir y pretenden en cambio entregarle una carta en su despacho.

"Están abiertas las puertas, especialmente para los voceros de la MUD, el camino es el diálogo", manifestó Jaua, al comenzar una reunión con partidos políticos.

En respuesta, Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, único poder del Estado controlado por la oposición, reiteró el llamado a la calle "frente al fraude constitucional". "Maduro no va a estafar al pueblo con una Constituyente a su medida", enfatizó.

En un pulso interminable, el gobierno también convocó a sus seguidores a marchar en "defensa de la Constituyente", con la que, asegura, reforzará la Constitución de 1999 impulsada por el fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013).

Democracia verdadera

Pese al tajante rechazo de la oposición, el gobierno prosigue una serie de reuniones con sectores sociales para promover su Asamblea Constituyente, con la que según sus adversarios busca consolidarse en el poder eludiendo elecciones libres de una "verdadera democracia".

Más del 70 por ciento de los venezolanos, según encuestas privadas, rechaza la gestión de Maduro, cansados del colapso económico que genera una severa escasez de alimentos y medicinas, y la inflación más alta del mundo, que llegaría a 720 por ciento en 2017 según el FMI.

TE RECOMENDAMOS: Por la crisis, llegan a México más venezolanos expulsados 

"El gobierno sabe que su nivel de respaldo popular es minoritario (...) Una Constituyente le permite paralizar todos los procesos electorales pendientes, defenestrar los poderes que le hacen ruido, empezando por la Asamblea Nacional (Parlamento)", opinó el analista Luis Vicente León.

La MUD rechaza que Maduro pretenda elegir la Constituyente con un proceso mixto que no garantiza el "voto universal": la mitad de los 500 asambleístas por votación de sectores que, asegura, controla el gobierno, mientras el resto se escogería en comicios municipales.

Tras las reuniones con los sectores sociales, Maduro deberá presentar al poder electoral las bases de la elección de los asambleístas de lo que llama una "Constituyente popular", que según él "rompe los esquemas de la democracia formal, burguesa".

"Estoy convocando a la democracia verdadera, directa, le arda a quien le quiera arder", retó Maduro el domingo.

Pero la oposición también tiene entre sus seguidores estudiantes, trabajadores, empresarios y otros sectores sociales, que rechazan participar en el proceso por considerarlo un "fraude constitucional".

Gobierno con vía libre

Analistas como Luis Salamanca advierten del riesgo de que la oposición deje el camino libre al gobierno para cambiar la Constitución, pero otros como León opinan que "cualquier participación opositora sólo validaría un proceso evidente de ruptura democrática en Venezuela".

El experto en asuntos electorales Eugenio Martínez estimó que podría darse un escenario como el de 2005, cuando la oposición se marginó de las elecciones parlamentarias, dejándole la vía libre a los oficialistas en la aprobación de leyes de corte socialista.

"Pero la gran diferencia es que entonces no había una ruptura del orden constitucional en progreso", dijo Martínez.

La propuesta de Constituyente, convocada hace una semana, también ha generado rechazo internacional. A pesar de la decisión de Venezuela de salir de la Organización de Estados Americanos (OEA), el organismo mantiene para el 22 de mayo una reunión de cancilleres para discutir la crisis.


jamj