Nueva York oficializa uso medicinal de la mariguana

La propuesta no permitirá a los pacientes fumar la mariguana, sino solamente ingerirla, vaporizarla, emplear sus derivados basados en aceite o consumirla en forma de pastillas.
Consumidores de mariguana con tarjeta sanitaria se proveen de la yerba en el mercado de Los Ángeles
Nueva York se convierte en la entidad número 23 en regular su uso en Estados Unidos. (AFP)

Nueva York

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, firmó este lunes la ley que oficializa el uso medicinal de la mariguana, con lo que el estado se convierte en la entidad número 23 en regular su uso en Estados Unidos.

"Esta nueva ley toma un importante paso para dar alivio a pacientes que viven con un dolor extraordinario y con enfermedad", expresó Cuomo en una ceremonia celebrada en sus oficinas en Albany, la capital del estado.

Afirmó que la ley guarda un adecuado equilibrio entre el deseo de dar tratamiento a quienes padecen de enfermedades serias y la obligación de las autoridades de prevenir los posibles riesgos a la salud y la seguridad pública del uso de la mariguana.

La propuesta, que es una de las más restrictivas en el país, no permitirá a los pacientes fumar la mariguana, sino solamente ingerirla, vaporizarla, emplear sus derivados basados en aceite o consumirla en forma de pastillas.

Asimismo, los doctores sólo podrían recetarla para un limitado número de enfermedades, como cáncer, VIH-Sida, epilepsia, enfermedades neuropáticas y esclerosis múltiple, así como por el mal de Gehring, mal de Parkinson y mal de Huntigton, entre otros padecimientos.

Los pacientes que requieran la hierba obtendrán además una credencial, en que se establecerán recomendaciones y límites para su uso. Las aseguradoras médicas no estarán obligadas a cubrir este tipo de tratamiento.

Tras la firma de este lunes, la legislación tardará al menos 18 meses más en entrar en efecto, que es el tiempo ofrecido para que el Departamento de Salud emita regulaciones para su venta.

La ley establece además que en el estado podrán operar hasta cinco organizaciones dedicadas a la producción y distribución de mariguana, cada una con hasta cuatro dispensarios.

El senador Jeffrey Klein, uno de los impulsores de la ley, explicó que el estado "toma un paso histórico al ofrecer un nuevo nivel de cuidado de salud a los pacientes de Nueva York", lo que beneficiaría a miles de personas que sufren de dolor y otros padecimientos médicos.