Nunca usé una máscara porque no me avergonzaba de lo que hacía: Lula a encapuchados

El ex presidente de Brasil se manifestó a favor de las protestas no violentas y en contra de la destrucción de bienes.
El ex presidente de Brasil.
El ex presidente de Brasil. (ASSOCIATED PRESS)

Rio de Janeiro

El ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, condenó a los grupos enmascarados que recurren a la violencia en las manifestaciones pacíficas en Brasil: "¡nunca me puse una máscara porque nunca me avergoncé de lo que hacía!", exclamó al respecto.

Según el diario O Globo, Lula, ex obrero metalúrgico y ex sindicalista, quien dirigió las grandes huelgas del final de la dictadura, se pronunció a favor de manifestaciones no violentas y en contra de la destrucción de bienes.

"Las manifestaciones callejeras son importantes porque forman parte del proceso democrático del país. Pero yo dirigí las mayores marchas de trabajadores y jamás rompimos nada. Hay que respetar el patrimonio de los demás", dijo Lula a la asociación de comerciantes Fecomercio.

"¡Nunca me puse una máscara porque nunca me avergoncé de lo que hacía!", destacó el expresidente, fundador en 1980 del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda, en el poder).

Lula criticó además el abandono de la acción política. "No hay salida fuera de la política. La política garantiza la democracia. La política garantiza la alternancia en el poder. Sólo a través de la política y la democracia un obrero como yo pudo llegar a la presidencia; que un indígena llegara en Bolivia y un negro en Estados Unidos", agregó Lula.

"Sin eso, es el fascismo, el nazismo, la dictadura", subrayó.

Una manifestación pacífica de docentes degeneró el martes de noche en Rio de Janeiro en choques violentos entre policías y unos 600 anarquistas de los Black Blocs y otros grupos radicales, que incendiaron un vehículo policial y saquearon locales bancarios.

El martes, 190 manifestantes radicales fueron arrestados, de los cuales 84, entre ellos 20 menores, seguían detenidos el jueves. El viernes los jueces de Rio ordenaron poner en libertad a 31 manifestantes hasta que comience el juicio en su contra. Todos fueron imputados en el marco de la ley del 15 de setiembre último, que refuerza las penas por los delitos de daños a bienes, formación de banda armada, robo e incendio.