• Regístrate
Estás leyendo: Una tercera mujer acusa a Trump de agresión sexual
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 00:51 Hoy

Una tercera mujer acusa a Trump de agresión sexual

Mindy McGillivray, una mujer en Florida de 36 años, aseguró a un medio local que en 2003 el candidato republicano la "manoseo" al finalizar un concierto. 

Publicidad
Publicidad

EFE

Una mujer de Florida denunció este miércoles a un diario local que el candidato por el Partido Republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, la "manoseo" en 2003 al término de un concierto en el hotel Mar-a-Lago, ubicado en Palm Beach y propiedad del magnate inmobiliario.

Según denunció Mindy McGillivray al periódico Palm Beach Post, el hecho ocurrió tras un recital ofrecido por Ray Charles en ese hotel del sur de Florida, a la que había ido, como en otras seis ocasiones, en calidad de asistente del fotógrafo de la propiedad, Ken Davidoff.

TE RECOMENDAMOS: Dos mujeres acusan a Trump de agresión sexual

Según relata la mujer de 36 años, en un momento dado estaba de pie detrás del escenario junto al fotógrafo observando al intérprete y a su derecha estaba Donald Trump junto con su en ese entonces prometida, Melania, cuando de pronto sintió que la agarraban y un "empujón".

"De repente sentí un manoseo, un pequeño empujón. Creí que era la bolsa de la cámara de Ken, fue mi primer instinto. Me doy la vuelta y ahí está Donald. El como que quita la mirada rápidamente. Yo me doy la vuelta hacia Ray Charles, y me quedo aturdida", relató la mujer, quien le contó de inmediato el hecho al fotógrafo.

"Fue bastante cerca del centro de mi trasero. Me sobresalté ", agregó.

McGillivray manifestó al medio que dos años atrás tuvo otro encuentro con Trump en el mismo hotel, cuando volvió a ejercer de asistente de Davidoff en la fiesta de nochevieja y el actual aspirante a la Casa Blanca la abordó saliendo del baño y le hizo comentario sobre el tiempo.

"Tenía este tono cortés, estaba totalmente coqueteando", relató la mujer, quien se fue escaleras abajo.

Según explica al medio, tras el incidente de 2003, nunca volvió a tener un encuentro con el magnate y el incidente se convirtió en un comentario periódico entre su familia y sus allegados, y en ocasiones hasta bromeaba sobre ello.

McGillivray afirmó que nunca hizo una denuncia ante las autoridades policiales a raíz de este hecho, pero que tras el segundo debate presidencial celebrado el pasado fin de semana, en especial luego de que Trump negara haber toqueteado a mujeres, se decidió a compartir su historia con el diario local.

De acuerdo al medio, McGillivray ha sido arrestada en dos ocasiones y cuenta con varias infracciones de tráfico a sus espaldas.

TE RECOMENDAMOS: Trump niega acusaciones de abuso publicadas en el NYT

La denuncia de la floridiana ocurre poco después de que otras dos mujeres denunciaran al The New York Times que el candidato republicano DonaldTrump se sobrepasó con ellas en el pasado, una en un avión hace tres décadas y la última en 2005, en un ascensor.

Jessica Leeds, que ahora tiene 74 años, explicó al diario neoyorquino que hace tres décadas el empresario, sentado en primera clase junto a ella en un vuelo a Nueva York, le tocó los pechos e intentó meter su mano debajo de la falda apenas unos minutos después del despegue y sin que se hubieran conocido antes.

Por su parte, Rachel Crooks explicó al periódico que se presentó al magnate al coincidir en el ascensor y dado que su empresa hacía negocios con él y que la respuesta de Trump fue besarla en la boca.

Ante estas acusaciones, la campaña del candidato republicano tachó hoy de "ficción" el artículo del diario The New York Times que recoge el testimonio de las dos mujeres.

"Todo este artículo es ficción y para The New York Times, lanzar una difamación coordinada y completamente falsa contra Trump, es peligroso", apuntó en un comunicado Jason Miller, un portavoz de la campaña republicana.

JA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.