Los ultraconservadores, humillados en las elecciones legislativas

Los comicios para renovar el Parlamento consolidaron al gobierno reformista del presidente Hasán Rohani.
El mandatario.
El mandatario. (Tima | Reuters)

Teherán

Los opositores al presidente Hasán Rohani, los críticos ultraconservadores del acuerdo sobre el programa nuclear iraní concluido en Viena en julio, sufrieron una humillación durante las elecciones legislativas del viernes 26 en Teherán. La casi totalidad de sus candidatos fue eliminada en la capital, en las legislativas y para la Asamblea de Expertos, un cuerpo de 88 clérigos que podría tener que nombrar al próximo Guía supremo (ayatolá).

Es una victoria para Rohani, que necesitaba un Parlamento más pragmático para llevar a cabo la apertura económica del país. Entre sus apoyos, los reformistas permanecen en el Parlamento, pero siguen siendo minoritarios.

Según los resultados parciales casi definitivos, ninguno de los candidatos de la lista ultraconservadora figura entre los 30 diputados de Teherán al Parlamento. El líder de ese movimiento, Gholam Ali Haddad-Adel, critica el acuerdo nuclear y de colaboración del Parlamento con el gobierno de Rohani.

A la vez, en la Asamblea de Expertos, que fue elegida el mismo día, sus principales candidatos fueron rechazados. El ayatolá Mohamed Yazdi, un clérigo rigorista en materia de costumbres, partidario intransigente de la autoridad del Guía supremo sobre el conjunto de la vida política y crítico de cualquier "sedición" reformista, quedó excluido.

El actual jefe de la Asamblea, el ayatolá Mohamed Yazdi, próximo del Guía supremo, fue igualmente rechazado. A fin de poder imponerse en esta elección, los reformistas hicieron campaña en Teherán para eliminar a estas personalidades emblemáticas. Una fuerte movilización de los electores liberales de las clases medidas les permitió alcanzar en parte ese objetivo.

Su tercer blanco, el ayatolá Ahmad Jannati, jefe del Consejo de los Guardianes, que dirigió la selección de las candidaturas a las dos elecciones invalidando a numerosas figuras consideradas demasiado críticas del "sistema", logró reelegirse pero en la última posición. A escala nacional, la tasa de participación se elevó a cerca de 60 por ciento.

Rohani dijo que el pueblo había "dado más credibilidad y fuerza a (su) gobierno". El domingo 28 saludó en un tuit "la nueva atmósfera" reinante en el país.

Rohani necesita atraer unos 50 mil millones de dólares de capitales extranjeros por año, según el plan quinquenal presentado en enero. En especial, tendrá que desarrollar la inversión en gas y petróleo, afectada por una década de sanciones internacionales, una parte de las cuales fueron levantadas en enero.

Pero los conservaadores consideran excesivas las prerrogativas otorgadas a los grupos extranjeros mediante las reformas.

Sin embargo, el Parlamento está lejos de haberse desplazado hacia el campo reformista. La mayoría de los líderes de esa corriente fueron excluidos de la elección desde diciembre de 2015 por el Consejo de los Guardianes y debieron aliarse a figuras centristas y de los conservadores moderados, en apoyo a la política de Rohani. Sus listas suman un tercio de los asientos de la Asamblea: 89 diputados, según los primeros resultados publicados por la agencia ISNA.

Esto los coloca en igualdad de posiciones con los ultraconservadores, que suman por ahora 86 bancas a escala nacional.

Estos últimos deberán beneficiarse de nuevas alianzas entre el medio centenar de diputados de provincias, cuyos nombres deben ser conocidos hoy.

Una segunda vuelta deberá ser organizada por otro medio centenar de circunscripciones en abril o mayo.