• Regístrate
Estás leyendo: Turquía, favorable a una operación terrestre en Siria junto a sus aliados
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 04:51 Hoy

Turquía, favorable a una operación terrestre en Siria junto a sus aliados

De seguir adelante una operación de la coalición internacional liderada por EU en el país árabe, ello dificultaría más la apliación de la tregua que debía iniciarse esta semana.

Publicidad
Publicidad

Turquía afirmó hoy que es partidaria de una intervención militar terrestre de la coalición internacional liderada por Estados Unidos en Siria, lo cual podría dificultar aún más la aplicación de la tregua que debía iniciarse esta semana.

"Queremos una operación terrestre con nuestros aliados internacionales", dijo un alto funcionario turco quien requirió la cubierta del anonimato, el cual precisó que "no habrá una operación militar unilateral de Turquía en Siria".

Las grandes potencias, cada vez más implicadas en el conflicto en el que apoyan al régimen o a la oposición, acordaron el viernes un alto el fuego que tendría que entrar en vigor esta semana así como el acceso de la ayuda humanitaria a las ciudades asediadas.

Pero en los últimos días el conflicto ha ganado en intensidad. Por una parte el régimen ha intensificado su ofensiva en la provincia de Alepo contra grupos islamistas y rebeldes del Frente Al Nosra, la rama siria de Al Qaeda.

Por otra parte, en la misma región, Turquía ha empezado a bombardear con artillería desde su territorio a las milicias kurdas al otro lado de la frontera. Ante el avance de las milicias kurdas en Siria, Turquía seguía hoy por cuarto día consecutivo con sus ataques de artillería contra posiciones kurdas en el norte de Alepo.

De madrugada la artillería turca bombardeó la ciudad de Tall Rifaat, un bastión rebelde ahora en manos de los kurdos, indicó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña.

Las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), las milicias kurdas en Siria, siguen avanzando en la provincia de Alepo aprovechando la debilidad de los rebeldes frente a la ofensiva del régimen.

Atacan establecimientos civiles

Al menos cinco establecimientos médicos y dos escuelas han sido atacados, según la ONU. De acuerdo al último balance sobre un ataque aéreo contra un hospital apoyado por la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) en Maret al Noman, a 280 km al norte de Damasco, que provocó once víctimas, entre las cuales cinco pacientes, uno de ellos un niño. La comunidad internacional condenó estos ataques.

Estados Unidos, muy implicado en el conflicto en tanto lidera la coalición contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), pidió el lunes a Rusia y Turquía que eviten una escalada.

"Estas discusiones sobre una posible intervención terrestre son el reflejo de la política que Turquía defiende desde hace mucho tiempo", explicó a la AFP Aaron Stein, del centro Rafic Hariri del grupo de reflexión estadounidense Atlantic Council.

Más tarde sobre el terreno, el OSDH señaló que al menos quince civiles murieron hoy en ataques de la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra una ciudad en el noreste de Siria controlada por el EI.

"Al menos 15 civiles murieron y 20 resultaron heridos en bombardeos de la aviación de la coalición internacional contra la ciudad de Al Shadadi", en la provincia de Hasake, precisó el OSDH. Los ataques aéreos tenían como objetivo el Estado Islámico.

El director del mismo, Rami Abdel Rahman, agregó que estos bombardeos coincidieron con un ataque de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), coalición liderada por kurdos, contra la ciudad. El EI controla Al Shadadi desde 2014. La ONG señaló que entre los veinte heridos hay doce que se encuentran en estado grave.

La alianza internacional tuvo como objetivo varias zonas de la ciudad de Al Shadadi, el bastión principal del EI en el sur de la provincia nororiental siria de Al Hasaka. En noviembre pasado, las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una agrupación armada kurdo-árabe que recibe el respaldo de Estados Unidos, avanzaron por esa provincia y tomaron varias áreas en las inmediaciones de Al Hul, otro de los feudos de los radicales en Al Hasaka.

Las FSD coordinan sus ataques por tierra con la coalición internacional, que les ofrece cobertura aérea. Al menos 4,272 personas han fallecido en Siria, entre ellas 315 civiles, desde el comienzo en septiembre de 2014 de los bombardeos de la coalición internacional contra el EI, según el recuento difundido el pasado 23 de enero por el Observatorio.

Por su parte, el jefe del movimiento libanés chiita Hezbolá, Hasan Nasralá, cuyos miembros combaten junto al régimen sirio, dijo hoy en una reunión en los suburbios al sur de Beirut: "proclamaremos la victoria junto al ejército sirio".

"Bárbaros y cobardes"

El primer ministro turco Ahmet Davutoglu acusó hoy a Rusia de bombardeos "bárbaros" y "cobardes" y advirtió que si continúa habrá "una respuesta muy resuelta". El lunes, cerca de 50 civiles, entre ellos varios niños, murieron en bombardeos contra hospitales y escuelas en las provincias de Idlib y Alepo, en el norte del país, según la ONU. Un ataque condenado por la Unión Europea, Francia y Estados Unidos y que una oenegé atribuyó a Rusia.

Sin embargo, Moscú lo niega rotundamente y el portavoz del Kremlin Dimitri Peskov dijo hoy que se trata de "acusaciones infundadas". El 1 de febrero el régimen lanzó una gran ofensiva en la provincia de Alepo, según el presidente sirio Bashar al Asad para cortar las vías de suministro desde Turquía a los rebeldes que controlan varios barrios de la ciudad del mismo nombre.

Si lo consigue, el este de la ciudad quedaría aislado con miles de personas dentro. La ofensiva ya ha llevado a miles de civiles a huir de la zona y están refugiados en la frontera turca que por el momento sigue cerrada. En este contexto, el emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, se reunió hoy en Damasco con el ministro de Exteriores, Walid Muallem.

De Mistura anunció el envío este miércoles de convoyes de ayuda humanitaria a siete ciudades asediadas por el ejército del régimen, con el fin de "probar" la voluntad de éste para dejarla pasar, a lo que Damasco respondió positivamente.

Auspiciadas por la ONU, las negociaciones de paz con representantes del régimen y la oposición empezaron a principios de febrero en Ginebra pero fueron suspendidas a los pocos días y Mistura espera reanudarlas el próximo día 25.

Siria acusa a MSF de espionaje

De otra parte, Siria acusó hoy en la ONU a Médicos Sin Fronteras (MSF) de ser "una rama de la inteligencia francesa", pero negó ser responsable del bombardeo de uno de sus hospitales en el norte del país, del que culpa a la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

"Tenemos información creíble de que la coalición estadounidense golpeó el hospital", dijo a los periodistas el embajador sirio ante la ONU, Bashar Yafari, que acusó a las potencias occidentales de haber iniciado una campaña para tratar de responsabilizar de ello a Siria y a su aliada Rusia.

Sin embargo, al mismo tiempo Yafari aprovechó para arremeter contra MSF, organización a la que describió como "una rama de la inteligencia francesa que opera en Siria". Según el embajador, "el llamado hospital fue instalado sin consultar previamente al Gobierno sirio", por lo que la propia organización debe "asumir las consecuencias" de lo ocurrido.

MSF dijo hoy que en el ataque aéreo contra el hospital de la localidad de Maarat al Nuaman murieron al menos once personas: cinco trabajadores del centro, cinco pacientes -entre ellos un menor de edad- y un acompañante.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos apuntó este lunes a la aviación rusa como responsable de la acción, algo que el Kremlin ha negado. La ONU dio cuenta el lunes de una serie de ataques con misiles contra media docena de edificios médicos y educativos, uno de ellos el hospital de MSF, en las provincias de Alepo e Idlib, en el norte del país, con un saldo de medio centenar de muertos.

Francia, país de origen de MSF, condenó hoy el "bombardeo deliberado" de la instalación de MSF y de otros centros sanitarios. "Los ataques contra instalaciones médicas por parte del régimen y de sus aliados son inaceptables y suponen un crimen de guerra", dijo a los periodistas el embajador francés ante Naciones Unidas, François Delattre.

El Consejo de Seguridad de la ONU, que hoy analizó la situación en Siria, no pudo ponerse de acuerdo sobre lo ocurrido con el hospital destruido este lunes, explicó su presidente de turno, el venezolano Rafael Ramírez.

Según Ramírez, no hubo consenso sobre la cuestión dado que los miembros tienen "diferentes fuentes de información" sobre este episodio. "Por supuesto, todo el mundo está preocupado por los bombardeos de instalaciones humanitarias. Igual que en Yemen, que en Gaza, que en Afganistán", dijo el embajador venezolano.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.