• Regístrate
Estás leyendo: Turquía se dirige hacia una guerra civil, advierte partido kurdo
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 09:26 Hoy

Turquía se dirige hacia una guerra civil, advierte partido kurdo

El Partido Democrático Popular (HDP), principal partido prokurdo legal en el país, manifestó su preocupación por la escalada de violencia entre gobierno y guerrilla del PKK, mientras a sus diputados se les prohíbe entrar en Cizre, bajo toque de qu

Publicidad
Publicidad

El principal partido prokurdo en Turquía, el HDP, advirtió hoy que el país se está dirigiendo hacia una guerra civil, al manifestar su preocupación por la escalada de la violencia entre el gobierno y el ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

El Partido Democrático Popular (HDP), legal en Turquía y con representación parlamentaria por primera vez desde las últimas elecciones de junio, en las que se hizo con el 13 por ciento de los votos, denunció además los reiterados ataques de nacionalistas sufridos en los últimos días, que dejaron fuertes daños por fuego en su central en la capital Ankara.

"Más de 128 oficinas del partido en todo el país han sido atacadas", señala el comunicado del partido, que añade que la policía y otras fuerzas de seguridad estatales "no hicieron su trabajo para evitar los ataques". El HDP advirtió además esta semana de una serie de ataques étnicamente motivados contra ciudadanos kurdos. Tiendas kurdas fueron atacadas por multitudes, como muestran imágenes colgadas en las redes sociales.

"Medidas opresivas" en el sureste

El partido prokurdo manifestó también su preocupación por las "medidas opresivas" que están siendo implementadas en el sureste, de mayoría kurda, con la imposición de toques de queda, entre otras cosas. En Cizre, cerca de la frontera con siria, se impuso un toque de queda durante una semana.

Una delegación del HDP que incluye a su líder, Selahattin Demirtas, se dirige a esa ciudad en una marcha pacífica, pero el partido asegura que el Ejército les está impidiendo la entrada. La ciudad y otras áreas de la zona se han visto sometidas a fuertes combates entre el PKK y el gobierno turco.

Los diputados prokurdos que iniciaron una marcha hacia Cizre (sur), bajo toque de queda desde los enfrentamientos entre policías y rebeldes prokurdos de la semana pasada, no podrán entrar en la ciudad, declaró hoy el ministro del Interior.

"Para garantizar su seguridad (...) no permitiremos que vayan a Cizre" indicó Selami Altinok, que precisó que se mantendrá el toque de queda en esa ciudad situada en la frontera con Irak.

Diputados y militantes del HDP, conducidos por su líder Selahatin Demirtas, emprendieron el miércoles una marcha hacia Cizre, una localidad de 120 mil habitantes, para romper el "bloqueo" que, según ellos, impusieron las autoridades en la ciudad.

El miércoles, las autoridades cerraron el paso a los kurdos que se dirigían hacia Cizre en coche. Estos decidieron, por tanto, seguir su viaje caminando y llegaron a unos 20 kilómetros de la ciudad, donde las fuerzas de seguridad los obligaron a dar media vuelta, según los medios locales.

Según el ministro del Interior, "entre 30 y 32" combatientes de los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fueron abatidos por la policía en los enfrentamientos iniciados hace una semana. Los choques también dejaron un civil muerto, añadió Altinok.

El HDP afirmó, por su parte, que 21 civiles, incluidos menores de edad, fallecieron en los disturbios. "Estamos intentando empujar al PKK y al Estado turco a que pongan fin a este conflicto armado", señala el HDP en su comunicado, responsabilizando de la violencia al gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y pidiendo ayuda internacional para imponer un alto el fuego.

El vicepresidente del partido socialdemócrata CHP, el mayor de la oposición, Sezgin Tanrikulu, afirmó hoy en el Parlamento que el balance de muertes civiles era de 14, en lo que calificó de "drama humano".

La carismática diputada kurda Leyla Zana, participante en la marcha del HDP, hizo hoy un llamamiento a "todos los bandos" de silenciar las armas y evitar más muertes y anunció que, de continuar el conflicto, iniciará una huelga de hambre indefinida.

"Prefiero morir a observar como mueren los demás", señaló Zana, premio Sajarov del Parlamento Europeo, que fue la primera diputada kurda del país en 1991, antes de pasar diez años en la cárcel por jurar su cargo en kurdo.

Habitantes de Cizre, 150 mil prisioneros

"En ninguna parte del mundo se puede mantener un toque de queda durante siete días. Los 150 mil habitantes de Cizre son 150 mil prisioneros; no tienen agua ni electricidad ni pan, no pueden enterrar a sus muertos", denunció el diputado.

Figen Yüksekdag, copresidenta del prokurdo partido HDP, aseguró en declaraciones a Efe que el número de civiles muertos podría llegar a 15, por fuego de artillería o tiroteos. Agregó que en los enfrentamientos se usaron incluso artillería de tanques y la delegación del HDP, enviada ayer a Cizre, no pudo entrar en la ciudad, de mayoría kurda.

A finales de julio, el gobierno turco ordenó una serie de ataques aéreos contra las bases de retaguardia de los rebeldes kurdos en el norte de Irak. Ankara lanzó esa ofensiva tras una serie de ataques del PKK contra las fuerzas de seguridad en represalia por el atentado, atribuido al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que dejó 32 militantes kurdos muertos en la ciudad de Suruç, cerca de Siria.

Los atentados del grupo kurdo y las respuestas militares se suceden desde entonces a un ritmo casi diario, arruinando las conversaciones de paz entre el gobierno de Ankara y el PKK, iniciadas a finales de 2012 para intentar acabar con un conflicto que ha causado 40 mil muertos desde 1984.

Los logros del HDP en las últimas elecciones impidieron que el AKP se hiciera con la mayoría absoluta en el Parlamento por primera vez desde 2002. Los dos partidos se acusan mutuamente de hacer escalar las tensiones entre Ankara y el PKK.

Turquía celebrará elecciones anticipadas en noviembre, después de que los cuatro partidos con representación parlamentaria fracasaran en su intento de forjar una coalición de gobierno, lo que aumenta la inestabilidad política del país.

Además, una periodista holandesa que informaba desde hace años sobre la problemática kurda en Turquía ha sido expulsada del país, confirmó la afectada en un email. Frederike Geerdink, que trabajaba principalmente para diarios y radios, fue detenida el pasado domingo.

Según una información de la agencia Anadolu, 32 personas fueron detenidas, la mayoría activistas, acusadas de apoyar a una organización terrorista. En enero, Geerdink ya fue detenida acusada de propaganda terrorista a favor del PKK y en abril fue puesta en libertad.

Por otro lado, un soldado turco murió hoy por disparos del otro lado de la frontera siria durante una patrulla de control, informó la agencia de noticias Dogan, citando a la oficina del gobernador local.

El suceso ocurrió antes del amanecer cerca de la ciudad de Reyhanli, en el sur de Turquía, a otro lado de la provincia siria de Idlib, bajo control de facciones islamistas extremistas, entre otras el Frente Al Nusra, la filial de Al Qaeda en el país. Los soldados turcos respondieron al fuego.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.