Trump se abstiene de criticar a Duterte

El presidente de EU no quiso comentar la brutal política antidrogas de Filipinas.
Trump, entre el ‘premier’ vietnamita Nguyen Xuan Phuc (i) y Duterte (d).
Trump, entre el ‘premier’ vietnamita Nguyen Xuan Phuc (i) y Duterte (d). (Jonathan Ernst/ Reuters)

Manila, Washington

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, renunció durante su visita a Filipinas a estigmatizar la brutal lucha contra las drogas que puso en marcha el jefe de Estado filipino, Rodrigo Duterte, con miles de muertos.

Según la Casa Blanca, el tema de los derechos humanos se abordó "brevemente" durante el encuentro de 40 minutos que mantuvieron ambos mandatarios. La parte filipina sostuvo sin embargo que fue una cuestión tangencial. Trump seguirá hasta mañana en Manila, la última estación de su gira por el sudeste asiático.

Al inicio del foro empresarial de la Asociación de Estados del Sureste Asiático (Asean) hubo protestas. Unos mil manifestantes desfilaron por las calles de Manila vigilados por unos 500 policías. La policía empleó cañones de agua para dispersarlos. En total 16 personas resultaron heridas, seis de ellas agentes.

Al margen de la cumbre, Trump se entrevistó durante unos 40 minutos con Duterte. Antes desde diferentes partes se había pedido al presidente estadunidense que abordase el asunto de los escuadrones de la muerte en Filipinas. Según la portavoz de Trump, Sarah Sanders, "el tema de los derechos humanos se conversó brevemente en relación con la lucha de Filipinas contra las drogas". Se habló sobre la milicia terrorista Estado Islámico (EI) y de comercio, agregó.

El portavoz de Duterte, Harry Roque, señaló incluso que el tema de los derechos humanos o de las ejecuciones extrajudiciales ni se habló. Duterte fue el que explicó la "plaga de las drogas" en su país. Trump no se pronunció pero sí asintió con la cabeza varias veces, agregó el funcionario.

Al menos 3 mil 850 personas han muerto durante operativos policiales contra presuntos implicados en el tráfico de drogas desde que Duterte llegó al poder, el 30 de junio de 2016, y el 16 de septiembre de 2017, según datos de la Policía. Según la fuente, todas esas personas murieron al abrir fuego cuando fueron arrestados.

En tanto, Trump nominó al ex director del gigante farmacéutico estadounidense Eli Lilly, Alex Azar, como secretario de Salud.