Tropas de Asad vuelven a usar gas tóxico, denuncian opositores

Medios rebeldes afirman que el ejército sirio, que hoy recuperó una localidad cercana al bastión rebelde de Yabrud, usó gas venenoso en un túnel de la pequeña ciudad de Adra, cerca de Damasco, ...
Rebeldes sirios posicionan sus tanques en el área de Kahnaser, al sur de Alepo
Rebeldes sirios posicionan sus tanques en el área de Kahnaser, al sur de Alepo (AFP)

Damasco

Las tropas del gobierno sirio volvieron a usar armas químicas en la lucha contra los rebeldes, según denunciaron hoy medios opositores que se remiten a médicos en la pequeña ciudad de Adra, cerca de Damasco. De acuerdo con los datos, murieron cuatro combatientes de la brigada Brazo del Islam, mientras que otras 20 personas resultaron heridas.

Según la denuncia, las tropas del gobierno usaron el gas venenoso en un túnel en el que los insurgentes se habían atrincherado. Por el momento no hay una confirmación oficial de una fuente independiente sobre lo ocurrido. El presidente Bashar al Asad dio luz verde a la destrucción de todas las armas químicas sirias después de que un equipo de Naciones Unidas confirmase el uso del gas venenoso cerca de Damasco. Hasta la fecha sólo se ha destruido una pequeña parte del arsenal químico, así como todos los lugares donde se fabricaba el gas venenoso.

El ejército sirio retomó hoy una localidad cercana a Yabrud, uno de los bastiones rebeldes más importantes de la provincia de Damasco, cerca de la frontera con Líbano, indicó la televisión oficial. Por su parte la ONG Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) indico que el ejército, con el apoyo del Hezbolá libanés, "progresaba" en esta localidad pero que "los violentos ataques continuaban" entre las tropas leales y los rebeldes, liderados por el Frente Al Nosra, la rama oficial de Al Qaeda en Siria.

"El ejército tomó el control total de la localidad de Al Sahel, en la región de Yabrud, tras haber matado a varios terroristas", según la televisión sria. Al Sahel, a seis kilómetros de Yabrud, es un bastión de los insurgentes contra los que el ejército del régimen de Bashar Al Asad lleva a cabo una ofensiva desde hace tres semanas.

La batalla de Yabrud, situada en la región montañosa de Qalamun y fronteriza con Líbano, es crucial para el Hezbolá, que acusa a los rebeldes de preparar desde esta localidad los atentados de los últimos meses contra los bastiones de su partido en Líbano. En abril de 2013, Hezbolá, un partido chiita, reconoció públicamente haber enviado combatientes a Siria, una decisión que provocó la ira de los rebeldes sirios, en su mayoría sunitas.