Nueva York en estado de emergencia por tormenta de nieve

La nevada registrada este día además de afectaciones en medios de transporte dejó sin energía a cerca de un millón de personas en el noreste de Estados Unidos.
La tormenta provocó grandes acumulaciones de nieve en el puente Pont de Rennes.
La tormenta provocó grandes acumulaciones de nieve en el puente Pont de Rennes. (AFP)

El estado de Nueva York fue declarado hoy en estado de emergencia debido a la nevada de esta mañana, que ha causado problemas por todo el territorio y también en la Gran Manzana debido a las acumulaciones de hielo y nieve y la falta de sal para las carreteras.

La nevada afectó también a amplias zonas del noreste del país, mientras que en las planicies del norte se esperan temperaturas negativas de hasta -40 grados, según las previsiones del Servicio Meteorológico Nacional.

Además, cerca de un millón de clientes están sin energía eléctrica en el noreste, siendo Pensilvania el estado más afectado.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró esta mañana el estado de emergencia en todo el estado para ayudar a dar una respuesta rápida ante cualquier imprevisto.

"Esta tormenta es significativa y afecta a todas las regiones del estado, por eso estamos tomando las medidas necesarias para mantener a salvo a los neoyorquinos", subrayó Cuomo.

La nevada de la pasada noche dejó una acumulación de unos diez centímetros en Central Park, mientras que en otras zonas de la ciudad se llegó a los 28 centímetros.

La ciudad de Nueva York sufrió interrupciones parciales en cuatro líneas del metro, lo que provocó acumulación de gente en los andenes e hizo que muchos neoyorquinos tuvieran que pasear por las calles resbaladizas de la ciudad a primera hora de la mañana.

Las líneas 1, 2 y 3, que comparten parte de su recorrido, dejaron de funcionar esta mañana entre las calles 42 y 125 de Manhattan.

Debido a un pequeño incendio de la estación de Grand Central, se suspendió la línea 7 entre la calle 42 y Queensboro Plaza aunque el servicio fue restaurado poco después.

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, subrayó en una rueda de prensa que, debido a las condiciones climáticas, los ciudadanos no deberían salir de sus casas a no ser que sea estrictamente necesario.

Además, añadió, se debe evitar conducir siempre que sea posible y en su lugar utilizar los medios de tránsito masivo.

Sin embargo, todos los servicios e instituciones públicas de la ciudad abrieron hoy, incluidas las escuelas, y la actividad del sector privado no se vio muy afectada, salvo en los aeropuertos.

Cuomo anunció a primera hora de la tarde la reapertura de la autopista interestatal 84 entre las fronteras de Pensilvania y Connecticut, que había sido cerrada para poder limpiarla de nieve y hielo.

Según la comisionada estatal de Transporte, Joan McDonald, sus equipos han trabajado día y noche para "garantizar las buenas condiciones" de esa autopista.

Algunas zonas de la ciudad de Nueva York y Long Island han reclamado más sal para esparcir por las calles debido a las bajas existencias, por lo que se están transportando 3 mil 500 toneladas se transportan al extremo sur del estado.

La actividad de los principales aeropuertos de la región también fue muy afectada por la mañana, especialmente en el John F. Kennedy y LaGuardia (Nueva York), Newark (Nueva Jersey) y Logan (Boston), donde hubo muchas cancelaciones y retrasos.

A nivel nacional, al menos 2 mil 961 vuelos que entraban o salían de Estados Unidos han sufrido retrasos y un total de 2 mil 711 vuelos han sido cancelados.