Electricidad regresa poco a poco a Filadelfia tras tormenta de nieve

Compañías eléctricas indicaron que para mañana viernes podría estar restablecido en su totalidad el servicio de electricidad.
La tormenta provocó grandes acumulaciones de nieve en el puente Pont de Rennes.
La tormenta provocó grandes acumulaciones de nieve en el puente Pont de Rennes. (AFP)

FILADELFIA, Pensilvania, EU

El regulador de servicios públicos de Pensilvania dijo que 451 mil clientes siguen sin suministro eléctrico en momentos en que las regiones del centro-sur y de Filadelfia trabajan para recuperarse de una fuerte tormenta de hielo.

Jennifer Kocher, vocera de la Comisión de Servicios Públicos de Pensilvania, dijo que las compañías de generación de electricidad proporcionaron las cifras más recientes a la agencia a las 11:00 horas local.

Kocher señaló que la cifra ha disminuido aproximadamente en 300 mil clientes afectados en las últimas 24 horas.

La capa de hielo derribó árboles y ramas a lo largo de la región de 160 kilómetros de ancho. Durante la noche operaron albergues cuando las temperaturas bajaron mucho más allá del punto de congelación.

Las compañías eléctricas dijeron que el servicio podría restaurarse el viernes por la tarde.

En la vecina Maryland, cerca de 69 mil clientes no tienen servicio de electricidad.

La segunda tormenta invernal de la semana en el noreste dejó más de 30 centímetros de nieve en algunos estados, obligó el cierre de escuelas, empresas y oficinas de gobierno, paralizó el tránsito aéreo y causó derrapes de vehículos y camiones en carreteras y autopistas resbalosas, una letanía de angustia ya conocida en un invierno donde las tormentas parecen tropezarse entre sí.

Una característica sobresaliente de esta tormenta fue la gruesa capa de hielo que cubrió árboles y cables de electricidad. La caída de cables por el peso del hielo causó la interrupción del suministro de energía. Y aunque la tormenta ya pasó, se prevé que sus efectos sigan durante días.

"La gente deberá tener paciencia en este momento", dijo el gobernador Tom Corbett al advertir que un nuevo descenso en las temperaturas durante la noche podría causar más problemas en los caminos. El gobernador emitió una declaración de emergencia por desastre, lo que permite a las agencias estatales utilizar los recursos y personal disponibles.

"El daño que estamos viendo en el campo con el número de árboles derribados, no sólo sobre el cableado, sino también bloqueando caminos y más, representan varios temas de logística", dijo Kocher. "El daño es muy similar a lo que vimos durante los huracanes".

En su punto álgido, la tormenta dejó a 849 mil usuarios sin electricidad en Pensilvania, la mayoría de ellos en condados alrededor de Filadelfia. Aunque es de tamaño considerable, no alcanzó a los más de 1.8 millones de usuarios que se quedaron sin luz después de la súper tormenta Sandy en 2012.