La mayoría de las masacres en EU no tienen tintes terroristas

La gran mayoría de víctimas por armas de fuego en Estados Unidos no provienen de las acciones de algún yihadista, sino de la violencia doméstica.

Ciudad de México

Para Donald Trump la masacre en el bar Pulse de Orlando es consecuencia directa del Islam radical y no de la laxa reglamentación de armas en Estados Unidos.

Sin embargo, datos históricos sobre tiroteos demuestran que los saldos más sangrientos del radicalismo islamista en suelo estadunidense no se comparan con la violencia criminal doméstica cotidiana.

En las primeras horas del domingo 12 de junio, el pre candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos relacionó directamente el asesinato de 50 personas en el Bar Pulse con la llegada "a raudales" de migrantes musulmanes, provenientes de Medio Oriente. Los culpó de traer con ellos la ideología radical del Estado Islámico y de efectuar ataques terroristas en territorio estadunidense.

"Muchas de ellas (musulmanes migrantes) no son diferentes a este tipo de ayer que realizó este acto horrible", dijo en entrevista con la cadena Fox.

No obstante, de acuerdo con datos de la organización no gubernamental Gun Violence Archive, asentada en Washington DC, desde el 1 de enero de 2015 al 15 de junio de este año se han registrado 471 tiroteos masivos en Estados Unidos, de los cuales sólo tres han sido identificados como actos terroristas por el Buró Federal de Investigación (FBI).

Se trata de la reciente masacre en Orlando, el tiroteo en San Bernardino, California, del 2 de diciembre de 2015, y de un tiroteo el 16 de julio de 2015 en Chattanooga, Tennessee.

Sólo uno de los cuatro terroristas que participaron en estos eventos no tenía la ciudadana estadunidense (Tashfeen Malik, de Pakistán, coautora del ataque en San Bernardino), uno más era un migrante que había llegado a Estados Unidos a los 6 años y había obtenido la ciudadanía (Muhammad Youssef Abdulazeez, homicida de Chattanooga); dos más nacieron en Estados Unidos (Omar Mateen, el homicida de Orlando y Rizwan Farook, de San Bernardino)




En estos tiroteos, al menos inspirados por la ideología de Estado Islámico, hubo 72 personas asesinadas y 70 heridas. En tanto, los 468 tiroteos masivos que no fueron considerados actos terroristas dejaron 508 víctimas mortales y mil 818 heridos.

Es decir, en el último año y medio, por cada persona asesinada o herida en suelo estadunidense por actos terroristas, 33.2 personas fueron víctimas en tiroteos masivos.

Los datos de Gun Violence Archive, cuya fuente es primordialmente hemerográfica, no permiten saber la raza, nacionalidad o afiliación política de los atacantes. Actualmente el gobierno de los Estados Unidos no cuenta con una base de datos oficial que contabilice todos los hechos violentos con armas de fuego a detalle.

Un mar de armas

A pesar de estos datos, Donald Trump negó que la gran cantidad de armas, y la facilidad para obtener una, son los responsables de la violencia en los Estados Unidos, y de "amenazar el estilo de vida americano".

Sobre la candidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Hillary Clinton, Donald Trump dijo en su discurso posterior a la masacre de Orlando: "su plan es desarmar a los estadounidenses respetuosos de la ley, aboliendo la Segunda Enmienda y dejando sólo a los tipos malos y a los terroristas con armas". 

Aprobada hace 225 años, la Segunda Enmienda otorga el derecho a los estadounidenses de portar armas con el fin de defenderse, crear milicias en caso de invasiones, la disuasión de un gobierno no democrático o suprimir insurrecciones.

La tragedia en Orlando ha reactivado, como cada vez que sucede un tiroteo, el debate sobre la necesidad de un mayor control de armas; propuesta que los sectores conservadores de la sociedad estadounidense de mayoría republicana, y la poderosa industria armamentista, no están dispuestos a discutir.

Según un estudio de 2012 del congreso estadounidense, en el país existen al menos 310 millones de armas de fuego. 




Sólo en lo que va de 2016, Gun Violence Archive contabiliza en el país mil 920 incidentes con armas de fuego relacionados con drogas, ya sean tiroteos, muertos o lesionados; mil 40 incidentes de violencia doméstica con armas de fuego involucradas; y mil 25 personas heridas o muertas por accidentes con armas.

Así mismo, este año han muerto 469 personas por suicidio con armas de fuego, mientras que 23 niños han sido asesinados por otros niños o murieron accidentalmente. 

"(Clinton) quiere quitarles las armas a los estadunidenses y luego admitir a las personas que quieren masacrarnos, dejarlos entrar al país. 'No tenemos armas, déjalos entrar, déjalos tener toda la diversión que ellos quieran'. Siempre defenderé la Segunda Enmienda", dijo Trump, como respuesta ante la violencia extrema del Bar Pulse.