Atacante quería que nadie quedara vivo: testigo de bar Pulse

Adrián López, quien estaba en el club gay durante el ataque que dejó 49 muertos, dijo que el tirador "se veía calmado, como si no sintiera nada, como si lo hiciera por placer". 

Ciudad de México

El atacante del bar Pulse en Orlando, Florida, quería asegurarse de que ninguna de sus víctimas quedara viva, dijo Adrián López, quien fue testigo del ataque ocurrido la madrugada del domingo.

"Cuando escuché los tiros me tiré al suelo, me iba a quedar ahí hasta que terminara, pero cuando alcé la cabeza me di cuenta que él (atacante) estaba tirándole a todos mientras nadie se movía, él estaba asegurándose que nadie quedara vivo", contó en entrevista con Samuel Cuervo para Milenio Televisión.

Adrián López, de nacionalidad cubana, es amigo de Javier Nava Coria, el mexicano que resultó herido y cuyo estado de salud se reporta estable.

Adrián recordó la noche del ataque, dijo que era como cualquier otra, "una noche normal en la que íbamos a salir a festejar". Esa noche el bar Pulse, uno de los sitios más emblemáticos de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales), celebraba una noche latina.

Él y Javier estaban ordenando unos tragos en la barra cuando escucharon los disparos y se tiraron al piso.

"Él (Javier Nava) se tiró al suelo, se paró y cuando se para recibe un balazo en el estómago, se va corriendo y se esconde en una oficina. Estaba con una cuarta persona y ahí llamaron al 911", dijo.

"Cuando lo vi (al atacante), lo vi bien calmado, estaba seguro de lo que estaba haciendo, como si no sintiera nada, como si lo hiciera por placer", comentó.

La madrugada del domingo, 49 personas murieron y 53 resultaron heridas tras un ataque a un bar gay en Orlando, Florida. El atacante, quien fue identificado como Omar Seddique Mateen, murió durante un enfrentamiento con la policía en el lugar.