Canadá califica tiroteo en el parlamento como terrorismo

La policía de Ottawa aseguró que el ataque al parlamento fue realizado por un sólo hombre. Se cree que era un recién converso al Islam
El Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, coloca una ofrenda floran en el lugar donde murió el cabo Nathan Cirillo.
El Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, coloca una ofrenda floran en el lugar donde murió el cabo Nathan Cirillo. (AP)

Ottawa, Canadá

La Policía de Ottawa dijo hoy que los ataques de este miércoles contra el Parlamento canadiense, en los que murió un militar, fueron cometidos por un sólo individuo, Michael Zehaf-Bibeau, que fue abatido por las fuerzas de seguridad.

En las horas que siguieron al ataque, las fuerzas de seguridad señalaron que investigaban si al menos otros dos individuos podían haber participado en los ataques al Monumento a la Guerra, donde murió el cabo Nathan Cirillo, y posteriormente contra el Parlamento canadiense.

Pero la Policía de Ottawa señaló que las fuerzas de seguridad trabajan con la hipótesis de que Zehaf-Bibeau fue el único responsable de los dos ataques.

La Policía de Ottawa también confirmó que hoy detuvo a un hombre en las cercanías del Monumento a la Guerra cuando el primer ministro del país, Stephen Harper, colocaba una ofrenda floral en el lugar en que murió Cirillo.

Según la Policía, el individuo, cuya identidad no ha sido facilitada, fue detenido a punta de pistola por varios agentes por "perturbar la escena del crimen".

La Policía había rectificado en la tarde del miércoles el número de ataques en la capital canadiense, que inicialmente había cifrado en tres, lo que apuntaba a la implicación de varias personas.

La Policía de Ottawa dijo a última hora de ayer que el ataque reportado inicialmente en el centro comercial Riddeau Centre, en las cercanías de la sede del Parlamento, no se había producido.

Los dos ataques en el centro político de Canadá causaron pánico y confusión durante horas.

Centenares de personas, entre ellos la mayoría de los 305 diputados de la Cámara Baja del Parlamento canadiense, estuvieron encerrados en el edificio durante más de 10 horas hasta que la Policía garantizó la seguridad del edificio y sus alrededores

Dos ataques mortales en tres días contra soldados canadienses conmocionaron a la población y avivaron el temor a que su país esté sufriendo represalias por sumarse a la campaña aérea liderada por Estados Unidos contra el grupo extremista Estado Islámico en Irak y Siria.

"No nos intimidarán. Canadá nunca será intimidada", aseguró el primer ministro Stephen Harper en una comparecencia emitida por televisión, horas después del asesinato del soldado el miércoles por la mañana y el posterior ingreso a tiros del sospechoso al Parlamento, donde fue abatido a tiros por un funcionario que ocupa un puesto ceremonial.

Harper describió el suceso como el segundo atentado terrorista en el país en tres días. El lunes, un hombre al que el primer ministro describió como "terrorista inspirado por Estado Islámico" atropelló a dos soldados en un aparcamiento de Quebec, matando a uno e hiriendo a otro antes de ser abatido por la policía.

El sospechoso del tiroteo del miércoles en Ottawa, era un reciente converso al islam.