Tras tiroteo, iglesia en Texas ofrece servicio religioso

A una semana del ataque que dejó 26 muertos, la iglesia bautista de Sutherland Springs volvió a abrir sus puertas para dar la misa encabezada por el pastor Frank Pomeroy.
El templo se convirtió en un sitio conmemorativo, a donde la gente se puede dirigir a rezar y reflexionar, indicó el sitio web de la iglesia.
El templo se convirtió en un sitio conmemorativo, a donde la gente se puede dirigir a rezar y reflexionar, indicó el sitio web de la iglesia. (Reuters)

Sutherland Springs

Sobrevivientes del tiroteo en la iglesia de la comunidad bautista de Sutherland Springs, en el estado de Texas, volvieron a participar en una misa una semana después del ataque que causó 26 muertos en el recinto.

Según medios que se acercaron al lugar, los presentes estaban acompañados por familiares y amigos y colocaron tiendas en las cercanías del templo.

TE RECOMENDAMOS: Iglesia de tiroteo en Texas será demolida; harán monumento a las víctimas

El encargado del servicio fue el pastor Frank Pomeroy, cuya hija de 14 años falleció en el tiroteo. En su sermón, Pomeroy dijo: "Tenemos la libertad de elegir permanecer en la oscuridad, como ese joven aquel día, o de estar en la luz". "Nunca debemos rendirnos", sostuvo el religioso, quien agregó: "Las víctimas ahora bailan con Jesús".

El 5 de noviembre, un joven de 26 años abrió fuego contra los asistentes a una misa en una iglesia en el pequeño pueblo de Sutherland Springs, mató a 26 personas e hirió a unas 20. La policía lo encontró luego sin vida en su vehículo.

El templo se convirtió en un sitio conmemorativo, a donde la gente se puede dirigir a rezar y reflexionar, indicó el sitio web de la iglesia. A su vez, también anunció que se comenzará a construir un nuevo edificio.

JOS