Terroristas me dispararon a quemarropa: mexicano en Túnez

Jorge Manzur, Francisco Javier Sáenz y sus familias llegaron a Túnez como último destino de sus vacaciones. Estaban por salir del Museo del Bardo cuando ocurrió un ataque terrorista.

Ciudad de México

Las vacaciones de Jorge Manzur Nieto, Francisco Javier Sáenz, y sus familias terminaron entre balazos, caos y muertos.

En Túnez, la última parada del crucero que tomaron en Barcelona, quedaron en medio de un ataque terrorista, el peor en 13 años, perpetrado en el Museo Nacional del Bardo y que dejó 21 muertos, 17 de ellos turistas.

En entrevista con Milenio Televisión desde el crucero que los lleva de regreso a Barcelona para tomar un avión a México, Jorge contó que él y su hijo habían ido a la tienda de regalos, que está en la parte de enfrente del museo. Se separaron y empezaron los disparos.

"Veo si mi hijo está por fuera (del museo) pero no lo veo y me vuelvo a meter. Le empiezo a gritar a Jorge, que es mi hijo, y a mi familia".

Bajó por la escalinata del museo. Ahí "me los topo de frente, como a 15 metros de mí. Ellos (los terroristas) dispararon, me dispararon totalmente a quemarropa pero todas las balas logran pegar totalmente en el muro".

Jorge no pudo encontrar a su familia. Corrió a una base militar cercana y desde ahí, con su celular, por fin pudo hablar con su hijo. Él le confirmó que los siete del grupo ya estaban juntos y a salvo.

Estuvieron separados unas cuatro horas, pero hablaban por teléfono constantemente. Él con los militares y su familia y amigos en el grupo que las autoridades tunecinas resguardaron dentro del Museo del Bardo.

"Gracias a Dios todo salió bien, mis hijos están bien, todos estamos bien", dijo Jorge en entrevista con Adela Micha en Grupo Imagen.

De los ocho mexicanos, Jorge y su hijo fueron quienes estuvieron más expuestos en el tiroteo. Comentó que supieron reaccionar porque en su lugar de origen, Tampico, les ha tocado oír balazos.

"Créeme que sí los conocemos (los balazos) porque nosotros tenemos ese tipo de situaciones en Tamaulipas".

Francisco Javier Sáenz comentó, en entrevista con Adela Micha, que "fue una situación muy complicada porque era mucho movimiento de gente, mucho tiroteo, pero gracias a Dios, con la calma de toda la gente, estuvimos a salvo".

Dijo que él, su familia y la de Jorge siempre estuvieron dentro del museo y del parlamento, y que gracias al resguardo de las autoridades no estuvieron en grave peligro.

"Nos estuvieron sacando por algunos pasillos que daban del museo hacia el parlamento", dijo Javier. "Nos trasladaron hasta diferentes partes hasta que finalmente nos pudieron sacar".

Recordó que uno de los momentos más feos fue cuando abordaron el autocar que los llevaría al crucero, porque "venía gente dentro de nuestro autocar algunos lesionados y algunos fallecieron".

Sin embargo, comentó que "dentro del susto, todo (fue) muy ordenado".