"Mi pasaporte me salvó la vida, lo traía junto al corazón"

Sobrevivientes al atentado contra una discoteca en Estambul, que dejó 39 muertos, contaron el pánico que experimentaron durante el ataque. 

Estambul

Bajo la mirada de una decena de policías armados con metralletas que custodiaban la entrada a la discoteca Reina, en Estambul, decenas de personas dejaron flores y velas frente al lugar. Los sobrevivientes dieron testimonio de lo que sucedió.

“Fue mi pasaporte lo que me salvó la vida, porque lo llevaba junto al corazón”, explicó François al-Asmar, un libanés herido, quien dijo que una bala tocó el documento.

TE RECOMENDAMOS: Policía turca busca a atacante de club nocturno

Una lona azul cubría la fachada del establecimiento, frente al cual había un charco de sangre.

"Habíamos venido para pasar un buen rato, pero todo se transformó en caos, en una noche de terror", explicó Maximilien, un turista italiano que hacía fila en la entrada cuando llegó el agresor.

El futbolista Sefa Boydas, otro de los asistentes a la fiesta, contó que, conforme avanzaba para escapar de la pesadilla, las personas se pisoteaban las unas a las otras.

"Probablemente hay más (muertos), porque a medida que yo avanzaba, algunas personas pisoteaban a otras", contó.

La escena que describe refleja el pánico que cundió entre los presentes, de los cuales muchos se lanzaron a las gélidas aguas del estrecho del Bósforo para escapar de las balas.

"Hacia las 1:05 horas, oímos disparos de kalashnikov, y nos dijimos que quizá era gente que había bebido demasiado y se estaba peleando". Luego "la gente empezó a tirarse al suelo", narró un testigo, Albert Farhat, a la cadena libanesa LBCI.

Turquía lanza operativo para encontrar al autor del atentado

Las autoridades turcas lanzaron el domingo un inmenso despliegue policial para intentar capturar al autor del atentado contra una discoteca de Estambul, que dejó 39 muertos, incluyendo muchos extranjeros que celebraban el Año Nuevo.

El ataque, ocurrido a pocas horas del Año Nuevo, golpeó al país que en 2016 ya había sufrido una ola de atentados atribuidos al Estado Islámico (EI) y a rebeldes kurdos, un golpe de estado fallido y la represión posterior.

El asaltante abatió a un policía y a un civil que se encontraban delante de la discoteca, el exclusivo club Reina, informó el gobernador de la ciudad, Vasip Sahin.

Después comenzó a disparar contra las cerca de 700 personas que se encontraban en el lugar.

La televisión NTV afirmó que el atacante había disparado entre 120 y 180 veces durante unos siete minutos sembrando el pánico, lo que hizo que incluso algunas personas se lanzaran a las gélidas aguas del estrecho del Bósforo para escapar a la matanza.


El presidente Recep Tayyip Erdogan dijo que la matanza buscaba sembrar el caos, pero prometió que el país no se doblegará ante la amenaza.

Según el último balance provisional de las autoridades, 39 personas murieron, de los cuales al menos la mitad eran extranjeras, y 65 resultaron heridas en este ataque que aún no ha sido reivindicado y que el gobierno de momento no ha atribuido a ningún grupo en particular.

Durante el día, varios ministerios de Relaciones Exteriores de distintos países fueron informando las identidades de las víctimas.

Entre los fallecidos hay un ciudadano turco con nacionalidad belga, tres jordanos, tres libaneses, una joven árabe-israelí, tres iraquíes, dos indios, un kuwaití, un libio y dos marroquíes.


Un tunecino y su esposa, que tenía además la nacionalidad francesa, también se encuentran entre las víctimas mortales.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, informó que una ciudadana de su país falleció en el ataque.

El consulado de Riad en Estambul informó que hay varias víctimas sauditas, pero no entregó cifras.

El primer ministro turco Binali Yildirim no indicó si los investigadores estaban privilegiando alguna hipótesis, pero señaló que las pesquisas estaban siendo "muy minuciosas" para identificar al agresor.

"Las operaciones de búsqueda del terrorista están todavía en curso. Espero que sea capturado rápidamente", declaró el ministro del Interior, Suleyman Soylu.

AER