EI reivindica ataque terrorista en Indonesia

El atentado contra una zona comercial en Yakarta dejó un saldo de 20 lesionados y siete muertos, incluyendo a los cinco agresores.

Yakarta, Indonesia

El Estado Islámico reivindicó los atentados en la capital de Indonesia que dejaron un saldo de siete muertos, incluyendo a los cinco agresores.

En una declaración publicada en internet, el grupo yihadista declaró que durante el atentado estallaron varias bombas "al mismo tiempo que cuatro soldados del califato atacaban (...) con armas ligeras y cinturones con explosivos".

El presidente indonesio Joko Widodo denunció de inmediato los actos "terroristas", que dejaron un saldo de 20 lesionados.

El secretario de Estado estadunidense, John Kerry, y su homólogo saudita, Adel Al Jubeir, también condenaron los atentados en Yakarta.

"Condenamos los atentados terroristas de Yakarta y Pakistán", declaró el ministro saudita tras reunirse con Kerry.

"Estamos totalmente involucrados en el combate contra Dáesh (el Estado Islámico), contra Boko Haram (...) es sin duda el desafío de nuestra época", precisó por su parte Kerry.

Por su parte, Ottawa anunció que las autoridades indonesias le informaron que un canadiense murió en Yakarta.

El jueves murieron "cinco terroristas" y dos civiles, un holandés y un indonesio, había declarado previamente el ministro de Seguridad indonesio, Luhut Panjaitan.

No obstante, la embajada de Holanda no confirmó esta información, e indicó que uno de sus ciudadanos resultó herido y tuvo que ser hospitalizado.

La policía, que había pedido a la población tras los ataques que permaneciera en sus casas por el peligro de que hubiera tiradores sueltos, afirmó más tarde que todos los asaltantes habían sido neutralizados.

"Ahora la situación está bajo control", dijo el portavoz de la policía de la capital indonesia, Muhamad Iqbal.

Según varios testigos, el ataque se inició poco después de las 10:30. Algunos habitantes indicaron que hubo al menos seis explosiones, no lejos del centro comercial de Sarinah.

"Escuché una fuerte explosión, como un sismo, y bajamos todos" a la calle, contó Ruli Koestaman, un hombre de 32 años que se encontraba reunido cerca del lugar.

Varias fotografías muestran los cuerpos ensangrentados de dos personas -al parecer civiles- en una avenida, cerca de una garita de la policía totalmente destruida.

Amenaza por atentado

La policía indonesia estaba en alerta máxima durante las fiestas de Año Nuevo, tras haber desbaratado un proyecto de atentado suicida en Yakarta.

Según la policía, el EI había lanzado una advertencia enigmática antes de los ataques de este jueves. "El aviso decía que habría un concierto en Indonesia y que estaría en todas las noticias internacionales", informó la televisora Charliyan.

Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, fue precipitado en su propia "guerra contra el terrorismo" tras los atentados de Bali en 2002 (202 muertos). Pero el archipiélago no había registrado ningún otro gran atentado desde el que dejó nuevo muertos en julio de 2009 en varios hoteles de lujo en Yakarta.