“Terror y odio” en ataque a club gay de Orlando

El presidente de EU, Barack Obama, condena la matanza en la discoteca Pulse de Florida cometida por un estadunidense de 29 años de origen afgano.
Familiares de las víctimas acudieron al lugar del ataque.
Familiares y amigos de las víctimas se abrazan a las afueras del club. (Reuters)

Orlando

El estadunidense de origen afgano que abrió fuego la madrugada del domingo en una discoteca gay en Orlando, Florida, con saldo de 50 muertos, prometió lealtad al grupo yihadista Estado Islámico (EI) y profesaba odio a los homosexuales.

Así lo afirmó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama al dar una breve declaración desde la Casa Blanca tras el ataque. Se trató de "un acto de terror y de odio", dijo. "Ningún acto de terror u odio puede cambiar lo que somos", agregó.

El tirador, Omar Mateen, un ciudadano estadunidense de origen afgano de 29 años empleado de una agencia de seguridad, ya había sido investigado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) por sus lazos con un atacante suicida estadunidense . El FBI abrió ayer una indagatoria por terrorismo, luego de que una agencia de prensa ligada al grupo EI dijera, citando una fuente anónima, que Mateen era uno de sus "combatientes". El FBI confirmó que Mateen llamó al servicio de urgencias 911 previo al tiroteo para anunciar su lealtad al jefe del EI.

Pero el padre del sospechoso dijo creer que su hijo estaba motivado por el odio a los gays, no por su religión musulmana, y sugirió que un incidente reciente con una pareja homosexual pudo haber disparado la tragedia.

"El vio a dos hombres besándose frente a su esposa y su hijo y se puso furioso", dijo Mir Seddique a la cadena NBC.

El tiroteo, sumado a una toma de rehenes de varias horas, dejó 50 muertos y 53 heridos, algunos graves en el peor tiroteo en la historia de EU y el más mortífero desde los ataques a las Torres Gemelas y el Pentágono el 11 de septiembre de 2001, con saldo de casi 3 mil muertos.

Así, una noche de fiesta para cerrar una jornada de festivales en favor de los gays en todo el país se transformó en masacre en el cerrado recinto de la discoteca Pulse en el centro de Orlando, donde Mateen abrió fuego con un arma automática.

"Hacia las 2:00 horas alguien comenzó a disparar. La gente se tiró al suelo", contó un cliente. "No vi a los atacantes, solo vi cuerpos cayendo, cuando ordenaba una bebida en el bar", añadió.

La policía entró al lugar usando explosivos y rompiendo la pared con un carro blindado conocido como BearCat. Mateen murió en medio de una ráfaga de tiros.

Unas 30 personas fueron rescatadas durante la operación Las banderas de EU ondeaban a media asta en todos los edificios federales en honor a las víctimas.

El gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, declaró emergencia en el condado de Orange, que incluye Orlando.

El candidato republicano a la presidencia, Donald Trump, que propuso prohibir el ingreso de musulmanes al país, agradeció en un tuit "las felicitaciones por tener razón sobre el terrorismo radical islámico". "Pero no quiero felicitaciones, quiero severidad y vigilancia. Debemos ser inteligentes".

La demócrata Hillary Clinton lamentó, vía Twitter, la "devastadora" noticia y dijo que sus "pensamientos estaban con todos los afectados".

Claves
Joven detenido
• Horas después de la matanza en Florida, la policía detuvo a James Howell, un joven de 20 años fuertemente armado que pretendía atacar la Gay Pride de Los Ángeles, sin dar más detalles.

• Se ignora si la detención está ligada a la masacre del club gay en Orlando, pero ambos hechos ocurren en medio de un clima antihomosexual en Estados Unidos, agravado especialmente desde hace un año.

• El 26 de junio de 2015 la Corte Suprema legalizó el matrimonio homosexual, una decisión histórica resistida por millones de estadunidenses conservadores.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]