El terremoto golpea un motor económico de Nepal: el turismo

La Asociación Hotelera de Nepal informó hoy que han perdido un 80% de las reservas de turistas para la temporada de primavera que acababa de comenzar como consecuencia del sismo del 25 de abril.
Habitantes de Barpak, en el norte de Nepal, se protegen del polvo levantado por un helicóptero indio al despegar, junto a la comida proporcionada
Habitantes de Barpak, en el norte de Nepal, se protegen del polvo levantado por un helicóptero indio al despegar, junto a la comida proporcionada (AFP)

Katmandú

El terremoto que golpeó Nepal acabó con la vida de miles de personas, destruyó parte de su patrimonio cultural y asestó un duro golpe a uno de los principales motores económicos del país: el turismo.

El secretario general de la Asociación Hotelera de Nepal, Binayak Shah, informó hoy a Efe de que han perdido un 80 % de las reservas de turistas para la temporada de primavera que acababa de comenzar, después del sismo que sacudió al país el pasado 25 de abril.

El turismo supuso en 2014 alrededor de un 8 % de la economía de Nepal, uno de los países más pobres del mundo, situado en el puesto 145 del Índice de Desarrollo Humano. El año pasado año llegaron al país del Himalaya unos 800 mil viajeros atraídos por las montañas, el senderismo y el antiguo patrimonio cultural.

Ocho "ochomiles"

Nepal acoge ocho de los catorce picos "ochomiles", que ejercen de imán para cientos de montañeros que pagan a las compañías que organizan los viajes entre 35 mil y 90 mil dólares por escalada, unas actividades que este año se verán ralentizadas, si no paralizadas, por el peor sismo en el país en 80 años.

"La muerte de turistas en Langtang y Manaslu (zonas con importantes rutas para senderistas) va a tener un impacto en el sector", dijo a Efe el presidente de la Asociación de las Agencias de Senderismo de Nepal, Ramesh Dhamala.

El terremoto de 7.8 grados causó, según los últimos datos oficiales, 7,557 muertos, unos cincuenta de ellos extranjeros, y 14,409 heridos. El empresario calculó que entre 120 mil y 150 mil turistas llegan cada año a Nepal para hacer "trekking" y se gastan una media de 40 dólares al día en un país con una renta per cápita de 740 dólares.

Sin embargo, Dhamala se mostró confiado en que "el amor por las montañas y los senderos traerán de vuelta a los turistas", algo que espera que ocurra ya en la temporada de septiembre. Mientras tanto, periodistas y cooperantes ocupan parte de las habitaciones hoteleras abandonadas por los viajeros.

"El gran número de personal de agencias internacionales de rescate y periodistas están manteniendo la ocupación de los grandes hoteles intacta hasta ahora", indicó el secretario general de la Asociación Hotelera de Nepal, Binayak Shah. El sismo redujo a escombros parte del patrimonio cultural de Nepal, otro de sus atractivos turísticos.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), algunos centros históricos que resultaron gravemente dañados por el terremoto son las plazas Durbar de Katmandú y Patan, los palacios de Hanuman Dhoka en la capital, el recinto monumental de Bhaktapur y la célebre torre Dharahara.

Diez días después del terremoto, Nepal continúa evaluando los daños sufridos. El gobierno nepalí anunció hoy que el sismo destruyó 668 colegios y dañó otros 2,228, por lo que pidió que equipos de expertos certifiquen que esos centros son seguros antes de retomar las clases.

El Departamento de Educación nepalí afirmó en un comunicado que los centros de enseñanza de 36 distritos del país, de un total de 75, resultaron afectados por el sismo, según recoge hoy el diario local Kantipur.

"Debido a que las edificaciones parcialmente destruidas pueden suponer un riesgo para los estudiantes, la administración de los colegios situados en los distritos afectados han recibido órdenes de hacer un estudio de los daños antes de retomar las clases" el 14 de mayo, dijo la directora de Educación, Dev Kumari Guragain.

La ONG educativa Teach for Nepal trabaja en Sindhupalchowk, el distrito más afectado por el sismo, y en el que, según estimaciones de Naciones Unidas, resultaron destruidas o seriamente dañadas el 90 % de las edificaciones.