Casi dos tercios de yemeníes, sin agua potable: Oxfam

Dos meses después del inicio de los bombardeos aéreos,  16 millones de habitantes del país árabe carecen de agua potable y dos millones de niños han dejado de ir al colegio, ONU aplaza ...
Trabajadores yemeníes descargan un cargamento de ayuda de los Emiratos Árabes Unidos, en un barco en el puerto sureño de Adén
Trabajadores yemeníes descargan un cargamento de ayuda de los Emiratos Árabes Unidos, en un barco en el puerto sureño de Adén (EFE)

Saná, Nueva York

Casi dos tercios de los habitantes de Yemen carecen de acceso a agua potable, dos meses después del inicio de una campaña de bombardeos aéreos liderada por Arabia Saudí contra los rebeldes chiitas hutíes apoyados por Irán, señaló hoy la oenegé Oxfam.

"Los bombardeos aéreos, los combates terrestres y la escasez de carburante hacen que tres millones de yemeníes más estén privados de agua potable", lo que eleva a 16 millones el número de yemeníes en esta situación, agregó la organización humanitaria en un comunicado.

"Estamos hablando del equivalente de las poblaciones de Berlín, Londres, París y Roma juntas", destacó la directora de la organización para Yemen, Grace Ommer. Asimismo, el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef) aseguró hoy que desde el comienzo de la guerra en Yemen, el pasado 26 de marzo, al menos 19 colegios han sido atacados o han sufrido daños.

En una breve información difundida a través de su cuenta de Twitter, Unicef indicó que en este periodo dos millones de niños han dejado de ir al colegio. Unicef no da detalles sobre las circunstancias en las que se produjeron los ataques ni los lugares donde se encuentran ubicados estos centros educativos.

Una coalición dirigida por Arabia Saudí lanzó el 26 de marzo una campaña de bombardeos aéreos en Yemen en apoyo del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, exiliado en Riad, y para frenar el avance de los rebeldes, que controlan extensas regiones del país, incluida la capital, Saná.

Aunque los ataques aéreos han disminuido las capacidades militares de la rebelión, no han provocado ningún cambio fundamental sobre el terreno. Las perspectivas de una solución política al conflicto siguen siendo lejanas, mientras que la población civil está padeciendo las duras consecuencias de los enfrentamientos.

Aplazan negociaciones

La ONU anunció hoy que las conversaciones sobre Yemen que iban a comenzar el próximo jueves en Ginebra quedaron aplazadas, mientras se busca que el diálogo pueda llevarse a cabo "lo antes posible".

El anuncio fue hecho en Naciones Unidas por la oficina del portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en medio de la incertidumbre que reinaba en las últimas horas sobre el comienzo de esas negociaciones y versiones sobre su posible aplazamiento.

Según el comunicado oficial, el diálogo fue postergado a una fecha no definida aún a partir de una petición del Gobierno de Yemen y de otros "actores claves" en el conflicto de ese país, con el fin de "tener más tiempo para preparar" las negociaciones.

En las conversaciones, con la mediación de la ONU, estaba previsto que acudieran representantes del Gobierno de Yemen, de los rebeldes hutíes y de otros grupos de ese país, que vive en medio de un serio conflicto armado desde hace varios meses.

El comunicado dice que el aplazamiento de las conversaciones fue pedido por Ban a su enviado especial para Yemen, Ismail Uld Sheij Ahmed. "El secretario general está trabajando activamente para convocar las conversaciones lo antes posible", agrega. Ban está "decepcionado" de que no haya sido posible comenzar "una iniciativa tan importante", añade la nota.

Recuerda que la ONU había pedido a las partes que acudieran a la cita "de buena fe y sin condiciones previas", con el fin de buscar una "solución duradera para la crisis en Yemen que sea inclusiva y negociada políticamente".

En principio, según había dicho la ONU, sólo participarían representantes yemení, no de naciones que están involucradas en ese conflicto, como Arabia Saudí, que ha bombardeado posiciones hutíes, e Irán, que apoya a esos rebeldes.

El comunicado menciona que Ban ha pedido a su enviado especial que redoble los esfuerzos para consultar con las diferentes partes y países de la región con el fin de conseguir un alto el fuego y la celebración de las negociaciones ahora aplazadas.

Las conversaciones fueron anunciadas el pasado 20 de mayo y se tenía previsto que asistiera al comienzo de la cita Ban Ki-moon, quien hoy se encuentra de visita oficial en Bruselas, en la etapa final de una gira que le llevó previamente a Extremo Oriente.

En las últimas horas surgieron distintas informaciones que anticipaban que las conservaciones serían pospuestas, algo que hasta hace poco no había confirmado la ONU oficialmente.

Fuentes próximas al presidente yemení dijeron el lunes que las conversaciones habían quedado aplazadas indefinidamente porque los hutíes se habían negado a cumplir una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

Esa resolución, con número 2216, exigió a los hutíes ceder parte del territorio que han conquistado en las últimas semanas y devolver las armas que había decomisado a las fuerzas militares leales al presidente yemení.

Previamente, los hutíes habían manifestado que sólo acudirían a las conversaciones de Ginebra si se suspenden los bombardeos contra sus posiciones, a cargo de una coalición de países encabezados por Arabia Saudí.

Según los últimos datos de la ONU, al menos 1,037 civiles han muerto en Yemen entre el 26 de marzo y el 20 de mayo, mientras que otras 2,453 personas resultaron heridas, por el conflicto armado que enfrenta que se registra en ese país.

Yemen fue escenario de revueltas políticas en 2011, al calor de la llamada "primavera árabe", pero desde los últimos meses sufre un conflicto armado que ha convertido a ese país en un estado fallido.

Los rebeldes hutíes controlan la capital, Saná, y vastas zonas del país, mientras el presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, está refugiado en Riad desde fines de marzo pasado.

La ONU ha venido alertando sobre los riesgos de que el conflicto traspase las fronteras de Yemen. Irán sigue con muchos recelos la intervención armada de la coalición de naciones árabes encabezada por Arabia Saudí.