Kim Jong-un alivia tensión nuclear con anuncio en el congreso de su partido

Afirma el líder norcoreano que su país únicamente usará sus armas si es agredido por otra potencia atómica.
El jefe de Estado.
El jefe de Estado. (AFP)

Tokio

Corea del Norte anunció que solo recurrirá al arma atómica en caso de que sea atacada por otra potencia nuclear. En su informe de labores al congreso del Partido del Trabajo de Corea, que inició la víspera en Pyongyang, el líder Kim Jong-un declaró que "en tanto que potencia nuclear independiente", la República Popular Democrática (RPDC) no utilizará jamás el arma nuclear si ninguna fuerza hostil y agresiva viola nuestra soberanía".

Este compromiso no es nuevo: la RPDC siempre dijo que desarrollaba un arma nuclear para su defensa. Pero es más preciso y reviste una importancia particular, ya que es expresado por el líder en persona en el contexto de un congreso histórico (el primero en 36 años), que lo consagra como jefe supremo, y tiene resonancia mundial ante una presencia importante de la prensa internacional. Esta declaración se da en una fase de tensión aguda en la península, tras el cuarto ensayo nuclear norcoreano en enero, y de las maniobras militares conjuntas de Washington y Seúl que concluyeron a fines de abril, y cuando EU y sus aliados han tomado conciencia de los progresos, más importantes de lo que pensaban, hechos por la RPDC en materia nuclear y balística.

Pero Kim Jong-un descartó cualquier renuncia a su fuerza nuclear: "Gracias a nuestra arma nuclear hemos descartado el riesgo de un ataque por parte de Estados Unidos y esperamos reforzar nuestra fuerza de disuasión cuantitativa y cualitativamente". Añadió: "Como potencia nuclear responsable, nos comprometemos de buena fe ante la comunidad internacional a respetar las obligaciones de no proliferación".

Corea del Norte se retiró en 2003 del tratado que enmarca el principio, mientras que EU la acusa de no respetar un acuerdo de 1994 de congelar su programa nuclear. En alusión a Washington sin nombrarlo, Kim se dijo favorable a mejorar las relaciones de la RPDC con los países "que [le] son hostiles, a condición de que ellos respeten [su] soberanía y[su] independencia".

Las declaraciones mesuradas en relación con las amenazas generalmente proferidas por Pyongyang pueden verse como un signo de apertura y llamado al diálogo, y deberían ser recibidas favorablemente en Pekín, que estima que las sanciones reforzadas decididas por la ONU tras el cuarto ensayo nuclear norcoreano no son un fin en sí mismo, y que deben favorecer un retorno al diálogo con EU.

El ensayo nuclear del 6 de enero —una bomba de hidrógeno en miniatura, según Pyongyang, versión puesta en duda por los expertos— tiende a confirmar lo avanzado en la materia por la dinastía de los Kim. A raíz de los tres ensayos nucleares precedentes, la RPDC hizo de la posesión de una fuerza de disuasión un elemento constitutivo del país al figurar en el preámbulo de su Constitución. La RPDC se proclamó además "potencia nuclear", un estatus que le niegan EU y sus aliados, al igual que China y Rusia.

¿Tiene realmente Corea de Norte la capacidad de fabricar ojivas tan pequeñas para ser colocadas en un misil balístico? ¿Controla la tecnología para hacerlos? Los especialistas están divididos. ¿Cómo pudo un país aislado luego de una dramática hambruna a mediados de los años 90, bajo el efecto de sanciones internacionales de décadas, dotarse de un arsenal estimado en una veinena de bombas de una potencia comparable a la de Hiroshima?

Régimen "paranoico", "imprevisible"... Los calificativos no bastan para denunciar este "Estado matón" que desafía a todos. Pero la condena ha descuidado las motivaciones de la dinastía y muestra los errores de la política llevada a cabo desde hace dos décadas por EU y sus aliados para frenarla.