Sube tensión en frontera sirio-turca y frena el flujo de refugiados

Los hechos se produjeron hoy, cuando numerosos jóvenes intentaban dirigirse desde Turquía a Siria para apoyar las milicias kurdas que combaten contra los yihadistas del Estado Islámico (EI).

Estambul

Unos altercados entre fuerzas de seguridad turcas y residentes kurdos han elevado la tensión en la frontera sirio-turca y han interrumpido momentáneamente el flujo de refugiados sirios que llegaba a Turquía desde el viernes, según la televisión NTV.

Los hechos se produjeron hoy, cuando numerosos jóvenes intentaban dirigirse desde Turquía a Siria para apoyar las milicias kurdas que combaten contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), algo que la policía turca no ha permitido, precisó la agencia kurda Firat.

Unas 70 mil kurdos de Siria, según la agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR), se han puesto a salvo en Turquía desde el mediodía del viernes, huyendo de los combates entre las milicias kurdas y los combatientes del EI.

Los yihadistas atacan con armamento pesado desde hace días varios pueblos alrededor de la ciudad de Kobani, uno de los feudos kurdos del norte de Siria, e incluso varios proyectiles han caído en suelo turco.

Cientos de jóvenes kurdos tanto de Siria como de Irak han acudido en los últimos días a Kobani para unirse a las milicias que combaten contra el EI, informa Firat.

También el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), cuarta fuerza del Parlamento de Turquía, ha hecho un llamamiento para "respaldar al pueblo de Kobani" y evitar que esta ciudad caiga en manos del EI.

La policía fronteriza turca impidió el paso de los voluntarios desde Turquía y acabó enfrentándose con gas lacrimógeno a los jóvenes que lanzaban piedras y petardos contra las fuerzas de seguridad.

Los enfrentamientos motivaron el cierre de la frontera e interrumpieron momentáneamente la llegada de refugiados, mientras que varios diputados del HDP se desplazaron al lugar para mediar entre los bandos enfrentados.

Al mismo tiempo, las autoridades locales están levantando un campamento provisional para 10 mil personas en el jardín de un colegio para acomodar a los refugiados, en su mayoría mujeres y niños.