No suspenderán negociaciones con las FARC: Santos

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aseguró que sería irresponsable romper o hacer una pausa cuando se están logrando avances reales.
Iván Márquez
Iván Márquez (AFP)

Colombia

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, descartó el miércoles una suspensión de las negociaciones que adelanta su gobierno en Cuba con la guerrilla comunista de las FARC.

"Sería irresponsable romper o hacer una pausa cuando estamos logrando avances reales", dijo Santos en una locución al país en la que celebró el acuerdo alcanzado este mismo miércoles entre las dos partes sobre el segundo punto de la agenda de negociación: la participación en política de esa guerrilla.

"Sería realmente irresponsable sacrificar la mayor oportunidad de paz que ha tenido el país por cálculos políticos o cuestiones de tiempo", agregó en su intervención por la televisión nacional.

En medios políticos se especulaba sobre la conveniencia de suspender las negociaciones en La Habana por razón de las elecciones presidenciales de mayo del próximo año, en las que Santos podría presentarse para un segundo mandato de cuatro años.

El mandatario aún no ha anunciado una decisión al respecto, teniendo plazo para ello hasta el próximo 24 de noviembre, como lo estipula la ley electoral.

Santos, tras destacar que en La Habana "estamos logrando resultados, acuerdos concretos", dijo que "ese progreso nos permite mantener la esperanza de que vamos a llegar a puerto seguro, al puerto de la paz".

El gobierno de Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cumplirán el próximo 19 de noviembre un año de haber iniciado las pláticas en la capital cubana.

Santos anunció que ahora se entrará a negociar el tercer punto de la agenda, drogas ilícitas, y llamó a acelerar los diálogos.

"Cuando avanzamos, cuando se ven resultados no es momento de parar, es todo lo contrario, es el momento de acelerar, de continuar con más ánimo, con más entusiasmo para lograr ponerle fin a este conflicto en forma definitiva", puntualizó.

Advirtió que "las oportunidades llegan y se van. Y ésta no la podemos dejar pasar. Por eso tenemos que estar a la altura de nuestras responsabilidades y a la altura de la historia", dijo.

Además recordó que los colombianos serán los que dirán la última palabra sobre lo que se acuerde en Cuba, "porque cualquier acuerdo al que lleguemos será sometido a la aprobación popular", indicó.

Santos ha propuesto que los colombianos se pronuncien en un referendo popular, lo que rechaza las FARC que proponen una asamblea constituyente.

Tras considerar que "hemos llegado más lejos que nunca antes" en estas negociaciones con las FARC, exhortó a los colombianos a acompañarlo en el propósito de alcanzar el fin del conflicto armado con las FARC.

"Serán ustedes los protagonistas de la paz, porque ésta no es ni será la paz de Juan Manuel Santos o de un gobierno. Será la paz de ustedes, con ustedes y para ustedes", dijo.

Sin embargo, alertó que el camino que aún queda por recorrer no será fácil.

"Por eso necesito de su apoyo. Necesito el respaldo de los colombianos en este esfuerzo de país", agregó.

Además del acuerdo alcanzado sobre los dos primeros puntos de agenda de negociación: desarrollo agrario y participación política, quedan por negociar los temas de drogas ilícitas, reparación a las víctimas y abandono de las armas.

Al iniciar las negociaciones, Santos se había fijado como meta antes del fin de este año para llegar a un acuerdo con las FARC.

Colombia sufre un conflicto armado de casi medio siglo, el más prolongado del continente, en el que han participado diversas guerrillas de izquierda, grupos paramilitares de derecha e incluso organizaciones narcotraficantes, con un saldo de cientos de miles de muertos y 4,5 millones de personas desplazadas por la violencia.

Las FARC es la principal guerrilla que opera en Colombia, con entre 8.000 y 7.000 combatientes replegados en su mayoría en apartadas zonas rurales.