Un sunita, elegido presidente del Parlamento iraquí

Los diputados iraquíes eligieron presidente de la asamblea legislativa a Selim al Yaburi, de la coalición Fuerzas Iraquíes, mientras el ejército recuperó parte de Tikrit y la ciudad de Al Duluaeya.
El nuevo líder del Parlamento iraquí, Selim al Yaburi (c), junto a los legisladores Haider Al Abadi (i) y Aram Al Sheikh (d)
El nuevo líder del Parlamento iraquí, Selim al Yaburi (c), junto a los legisladores Haider Al Abadi (i) y Aram Al Sheikh (d) (EFE)

Bagdad

Los diputados iraquíes eligieron hoy presidente del Parlamento a Selim al Yaburi, de la coalición sunita Fuerzas Iraquíes, lo que puso fin a dos semanas de parálisis política por el fracaso de las dos sesiones anteriores de la cámara. Al Yaburi, un islamista moderado, logró 194 apoyos de los 273 parlamentarios que acudieron a la votación, muy por encima de la otra candidata, Shuruq al Abaiyi, de la izquierdista Alianza Civil Democrática, según los resultados divulgados por la televisión oficial.

Abaiyi obtuvo 19 votos y hubo 60 sufragios nulos, reveló el diputado de mayor edad, Mahdi al Hafez, que preside las sesiones de forma interina. Asimismo, los diputados eligieron al chiita Haidar al Abadi, de la Coalición Nacional, como vicepresidente primero del Parlamento con 188 votos del total de los asistentes a la sesión y 76 sufragios nulos.

La Coalición Nacional es la mayor alianza en el Parlamento iraquí y abarca también al bloque Estado de Derecho, presidido por el primer ministro en funciones del país, Nuri al Maliki. Asimismo, los parlamentarios eligieron a Aram Mohamed, del Movimiento del Cambio del Kurdistán, como vicepresidente segundo de la Cámara, por 171 votos a favor y 70 sufragios nulos.

Esta es la tercera reunión que celebra el Parlamento, surgido de los comicios legislativos de abril pasado y que deberá ahora elegir un jefe de Estado, que a su vez designará un primer ministro. Al inicio de la sesión, juraron sus cargos algunos diputados que todavía no lo habían hecho y, a continuación, se celebró una reunión a puerta cerrada para la votación.

El presidente saliente de la cámara, el sunita Osama al Nuyaifi, subrayó el pasado domingo que su grupo Fuerzas Iraquíes estaba dispuesto a votar por Al Yaburi e instó a las otras formaciones a presentar sus aspirantes a vicepresidentes. Esta coalición sunita propuso a Al Yaburi como candidato a presidir el Parlamento para "solucionar las políticas erróneas y contribuir al cambio y al progreso en el proceso político".

El grupo Fuerzas Iraquíes también rechazó en su reunión de hace dos días un tercer mandato del primer ministro en funciones, el chiita Al Maliki, que ya se ha presentado como candidato. La coalición Estado de Derecho fue la más votada en las elecciones legislativas de abril pasado, pero no tiene la mayoría necesaria para formar Gobierno.

La primera sesión del nuevo Parlamento, el 1 de julio, fracasó por falta de quórum, mientras que la segunda fue aplazada por la ausencia de consenso entre las distintas fuerzas políticas. Irak se encuentra inmerso en una grave crisis debido al avance de grupos insurgentes sunitas, que el pasado 10 de junio se hicieron con el control de Mosul, la segunda ciudad del país, y desde allí han avanzado por otras zonas del norte y el centro.

Los yihadistas del Estado Islámico declararon, además, el 29 de junio un "califato islámico" que abarca desde la provincia siria de Alepo a la iraquí de Diyala.
Hoy, los servicios de seguridad iraquíes, apoyados por combatientes tribales, expulsaron a los yihadistas de la localidad de Al Duluaeya, al norte de Bagdad, informó a Efe una fuente de seguridad.

Un oficial de la policía de la misma población, que pidió el anonimato, explicó que las fuerzas de seguridad, apoyadas por combatientes del clan tribal Al Yaburi y por la aviación militar, recuperaron totalmente el control de esta localidad, ubicada a menos de 90 kilómetros de Bagdad. Según la fuente, los yihadistas del EI tomaron el control en los dos últimos días de varios barrios de esta ciudad ubicada en la provincia de Saladino, sobre todo los que se encuentran en el norte.

Asimismo, la fuente agregó que los yihadistas destruyeron las sedes gubernamentales en los barrios que ocuparon y sabotearon el puente que une Al Duluaeya con la ciudad de Balad, en la orilla oeste del río Tigris. El responsable policial agregó que los choques entre los dos bandos causaron la muerte de decenas de yihadistas -algunos de ellos por bombardeos aéreos-, dos policías y dos civiles, mientras que otras 20 personas, entre ellas agentes y civiles, resultaron heridas.

El Ejército iraquí anunció también que ha recuperado gran parte de la ciudad de Tikrit, capital de Saladino, y un complejo de palacios presidenciales que estaban en poder de los insurgentes sunitas, en el marco de una nueva ofensiva para controlar la urbe, situada a unos 170 kilómetros al norte de Bagdad.

El pasado 3 de julio, el ejército se hizo con el control de la localidad de Auya, la población natal del fallecido dictador Sadam Husein (situada cerca de Tikrit, donde vivía la mayor parte de su clan), cuyos partidarios luchan junto al EI contra el gobierno iraquí. Irak vive una grave crisis desde que el pasado 10 de junio grupos insurgentes sunitas se hicieran con el control de Mosul, la segunda ciudad del país, y desde allí progresaran por otras zonas del norte y el centro.

Tikrit está dominada por los insurgentes desde mediados del pasado junio y ya fue blanco hace dos semanas de otra gran operación militar. Este nuevo asalto hoy a la ciudad, denominado "Espada cortante", incluye incursiones terrestres con tanques desde varios puntos, respaldadas por bombardeos de la aviación contra feudos del radical Estado Islámico (EI).

El ejército iraquí cuenta con la colaboración del departamento de lucha antiterrorista y del de operaciones especiales, así como de voluntarios "para liberar Tikrit de la garras de las ratas del EI", explicó en un comunicado el Ministerio de Defensa. Según Defensa, dos horas después del inicio de la ofensiva, las tropas lograron recuperar gran parte de la ciudad y controlar la mayoría de los edificios gubernamentales y la Academia de la Policía.

Además, izaron la bandera iraquí en el citado complejo de palacios presidenciales de la época de Sadam Husein. Los combates en la provincia de Saladino, cuya capital es Tikrit, han sido muy intensos desde finales de junio y han causado decenas de muertos. El pasado 3 de julio, el ejército iraquí se hizo con el control de la localidad de Auja, la población natal de Sadam, cuyos partidarios luchan junto al EI contra el Gobierno iraquí.

El que fuera "número dos" del régimen del fallecido dictador, Ezat Ibrahim al Duri, en paradero desconocido, pidió esta semana a los yihadistas y los insurgentes que se mantengan unidos y continúen con "la liberación" de Irak.