Hallan muerto a opositor de Maduro en una prisión de Caracas

El ministro del Interior de Venezuela afirmó que Rodolfo González, de 63 años, conocido como El Aviador, y señalado por el presidente Maduro de organizar las protestas del año pasado, se suicidó ...
Rodolfo González, en una foto de archivo, antes de ser detenido por la policía venezolana
Rodolfo González, en una foto de archivo, antes de ser detenido por la policía venezolana (El Mundo/ Archivo)

Caracas

Rodolfo González, un hombre de 63 años señalado por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, de ser uno de los organizadores de las protestas antigubernamentales de 2014, se suicidó esta madrugada en una prisión del servicio de inteligencia (Sebin), informó el ministro de interior y justicia. Desde primeras horas de la mañana su hija, Lissette González, informó sobre la muerte de su padre aunque no precisó las causas de la misma.

"Queremos informar a la opinión pública la lamentable muerte de Rodolfo Pedro González Martínez, cuyo cadáver fue encontrado en su celda del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (...) presentando signos que nos hacen presumir, sin adelantarnos a la investigación iniciada por el ministerio público, que se quitó la vida, ahorcándose", confirmó el ministro Gustavo González López a la televisora oficial VTV.

El ministerio público informó en su sitio web que nombró a la fiscal Raiza Sifontes para que "investigue las circunstancias de la muerte de Rodolfo González", quien fue detenido en abril de 2014, a fin de "determinar las causas del deceso".

El abogado defensor José Vicente Haro detalló que González, piloto de aviación, cuyo juicio no se había iniciado, estaba "angustiado por su traslado a una cárcel común, con reos de alta peligrosidad", lo que habría influido en su decisión de quitarse la vida "porque su delicado estado de salud no le permitía soportar esas condiciones" de encarcelamiento.

González, capitán de la aviación civil, fue detenido el 26 de abril de 2014 tras un registro de su vivienda en Caracas bajo la acusación de "asociación para delinquir, tenencia de explosivos y tráfico de armas de fuego" en relación con las protestas antigubernamentales que vivió Venezuela durante los primeros meses de 2014.

Poco después de su detención, el entonces ministro de Interior, Miguel Rodríguez Torres, señaló a Rodolfo González, a quien identificó con el alias de "el Aviador", como una de las personas encargadas de la logística de las protestas.

Desde su detención González permanecía en uno de los calabozos de la sede del Sebin, conocida como El Helicoide, a la espera de su audiencia de juicio. Dirigentes políticos de la oposición venezolana han calificado a Rodolfo González como un "preso político".

Las prisiones venezolanas son consideradas entre las más violentas y sobrepobladas de América Latina. Lissete González, una catedrática universitaria hija de este hombre, ha denunciado que su padre fue acusado a partir de testimonios de un "ciudadano cooperante", como se llama a los simpatizantes del oficialismo que pueden realizar denuncias casi anónimas sobre hechos que pueden considerarse fuera de la ley.

Hija denuncia allanamientos

En un blog de su autoría, Lissette denuncia allanamientos y detenciones arbitrarias contra su familia y un juicio en el que fue señalado de "asociación para delinquir" junto a un estudiante y otras dos personas a los que González no conocía.

Dos días después de las detenciones, en una cadena de radio y televisión obligatoria Maduro acusó a González, a quien se refirió como "El Aviador", de ser "uno de los cerebros de la conspiración guarimbera (protestas opositoras)" que sacudieron a Venezuela a principios de 2014 con un saldo de 43 muertos.

Para Lissette, el discurso de Maduro constituyó una "orden directa por TV" para que el poder judicial señalara la culpabilidad de su padre pese a que no se presentaron pruebas en su contra.

El abogado detalló que Rodolfo González, un expiloto de aviación civil, "participó en las manifestaciones como cualquier ciudadano venezolano" y rechazó que en su casa tuviera armas y explosivos, como denuncian las autoridades.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD) lamentó "profundamente" la muerte de González en la sede de reclusión del servicio de inteligencia venezolano, donde se encontraba, según la coalición opositora, "recluido en condición de preso político".

"Exigimos que sean investigadas las circunstancias en las que se produjo su muerte y se establezcan las responsabilidades a las que hubiere lugar", expresó la MUD a través de un comunicado. El MP informó que ha designado un fiscal para recabar "los elementos necesarios para la investigación (...) para determinar las causas del deceso del sexagenario".

Venezuela vivió una serie de protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro desde febrero de 2014, que se desarrollaron con gran intensidad durante cerca de cuatro meses, en las que se produjeron incidentes violentos y un saldo oficial de 43 muertos, cientos de heridos y miles de detenidos.

La Fiscalía ha asegurado que actualmente permanecen unas 40 personas privadas de libertad por delitos relacionados con la violencia en esas protestas, de las cuales 12 son funcionarios policiales.

La oposición y organizaciones de derechos humanos han denunciado detenciones arbitrarias durante las protestas, entre ellas las del líder radical Leopoldo López, en prisión desde hace un año acusado de promover la violencia en las manifestaciones antigubernamentales.

Diputados lamentan en México

En México, diputados oficialistas venezolanos lamentaron hoy la muerte del opositor Rodolfo González. El presidente del Parlamento Latinoamericano (Parlatino) en su sección venezolana y vicepresidente para asuntos internacionales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Ángel Rodríguez, afirmó que "se están investigando" las primeras informaciones sobre el caso, que apuntan a un posible suicidio.

"Lo lamentamos de verdad", apuntó el diputado del partido gobernante, tras decir que todavía no saben las razones de la muerte, de la que informó la hija del opositor, Lissette González, a través de la red social Twitter.

En una rueda de prensa, tanto Rodríguez como el embajador de Venezuela en México, Hugo José García Hernández, así como otros diputados, se pronunciaron en contra la "radicalización" de la "escalada injerencista" de Estados Unidos contra su país, después de que Barack Obama declarara una "emergencia nacional" ante el "riesgo extraordinario" que supone Venezuela para su país.

"Un país que tiene 600 mil millones de dólares de presupuesto de defensa pretende hacerle creer al mundo que Venezuela es una amenaza para él", opinó Rodríguez.

El vicepresidente para Asuntos Internacionales del PSUV, Rodrigo Cabezas, aportó que el hecho de haber sido declarados como "amenaza" se deja entrever como "un preludio de una posibilidad de una intervención militar en nuestro país, muy propio de la historia de los Estados Unidos desde que se hiciera potencia hegemónica".

Por ello, anunció que trabajarían en un "esfuerzo a escala planetaria" que utilice como elemento de presión la opinión pública, con el objetivo de que el gobierno estadunidense se retracte de una decisión "inverosímil, sorpresiva y profundamente falsa".

La también vicepresidenta para Asuntos Internacionales del partido oficialista, Ana Elisa Osorio, habló sobre la resolución aprobada ayer por el Parlamento Europeo, en la que se muestra la preocupación de la institución por las "detenciones arbitrarias y ataques" a la oposición política, y que la diputada atribuyó a la "desinformación".

Dicha resolución pide la liberación, entre otros presos, del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, quien está acusado de planear un golpe de estado contra el gobierno de Nicolás Maduro junto a otros opositores.

Osorio alega que existen vídeos que niegan que hubiese irregularidades en el proceso del alcalde y que a la derecha le "interesa" presentarle como un "mártir" incomunicado y maltratado: "Todo eso se ha dicho para propiciar una opinión pública en contra de Venezuela", explicó en declaraciones a Efe.

La esposa de Ledezma, Mitzy Capriles, se encuentra en estos momentos realizando una visita a España, donde se ha reunido, buscando apoyo, con personalidades como el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, y el líder del principal partido de la oposición (PSOE), Pedro Sánchez.

Rodríguez negó las supuestas agresiones que, según Capriles, ha sufrido el alcalde, y aseguró que este "ha podido comunicarse con su familia" y que sus defensores "se han reunido para verse con él". "Es totalmente falso que al alcalde Ledesma y a cualquier otro detenido de la oposición venezolana se le hayan violado sus Derechos Humanos", zanjó el diputado.