Cousteau permanecerá 31 días en laboratorio submarino

Como el oceanógrafo francés Jacques Cousteau, ahora su nieto permanecerá un mes en el fondo del mar, en el laboratorio submarino Aquarius para estudiar los efectos del cambio climático.

Miami

Fabien Cousteau, nieto del fallecido oceanógrafo francés Jacques Cousteau, participará a partir del 1 de junio en una misión de 31 días en el laboratorio submarino Aquarius, en los cayos de la Florida, para estudiar los efectos del cambio climático y la acidificación de los océanos.

La Universidad Internacional de Florida (FIU), que desde 2013 opera la instalación submarina ubicada en Cayo Hueso, a 19.2 metros de profundidad, anunció hoy la llamada "Mission 31" en la que participarán científicos y estudiantes junto con Cousteau.

Se trata de un estudio de la "conexión humana con el océano a través del lente de la exploración y el descubrimiento", indicó en un comunicado Fabien Cousteau.

Con esta misión se rinde tributo al "trabajo de Cousteau y a todos los submarinistas que siguieron su camino en nombre de la exploración oceanográfica", destacó Fabien Cousteau.

Jacques-Ives Cousteau (1910-1997) creó en 1963 la primera base y hábitat humano en el fondo marino y permaneció en ella con un equipo de expertos durante 30 días.

La "Mission 31" comenzará el 1 de junio y concluirá el 2 de julio, un día más que la del oceanógrafo francés.

Fabien Cousteau visitó por primera vez la base Aquarius en 2012 y desde entonces fue ideando la "Mission 31": el estudio del cambio climático y de la acidificación que sufren los océanos, además de la polución de las aguas marinas y la sobreexplotación de la pesca y el declinar de la biodiversidad.

"Estamos entusiasmados con las posibilidades que se abren con los experimentos que este equipo llevará a cabo durante su larga estancia en el laboratorio submarino", señaló Tom Potts, director de Aquarius.

Aquarius, bajo control de la FIU, es un laboratorio único en el mundo por sus características, está situado a unos 6 kilómetros de la costa y por él han pasado ya 16 equipos de astronautas para formarse en condiciones similares a las del espacio.

La base submarina forma parte de la Reserva Nacional Marina de los Cayos de Florida, en el extremo sur del estado.

Entre las actividades que convierten a Aquarius en un laboratorio único está la iniciativa denominada "Buceo de saturación", un programa que permite a los científicos trabajar bajo el mar "hasta nueve horas al día" sin miedo a sufrir problemas de descompresión.