Ocho de los 10 sospechosos del ataque a Malala, libres

Las autoridades paquistaníes dejaron libres a los sospechosos de haber participado en el ataque a la joven militante por la educación de las mujeres en 2012, por "falta de pruebas".
La joven paquistaní Malala Yousafzai, durante la entrega del Premio Anna Politkovskaya, en Londres
La joven paquistaní Malala Yousafzai, durante la entrega del Premio Anna Politkovskaya, en Londres (AFP)

Peshawar

Ocho de los diez pakistaníes sospechosos del ataque que hirió gravemente a la militante por la educación de las mujeres, Malala Yousafzai en 2012 fueron liberados por falta de pruebas, indicaron hoy responsables locales.

El pasado mes de abril, responsables militares anunciaron que diez hombres sospechosos de haber provocado el ataque fueron condenados a cadena perpetua por un tribunal de Mingora, capital del distrito de Swat (norte de Pakistán), donde tuvo lugar el asalto.

Pero el viernes, Salim Khan Marwat, el jefe de la policía de Swat, indicó a la AFP que, contrariamente a este primer anuncio, solo dos sospechosos fueron condenados, exculpando y liberando a los otros ocho por "falta de pruebas".

Azad Khan, el inspector general adjunto de Malakand, región donde se encuentra Swat, confirmó estas informaciones, añadiendo que el proceso estuvo bajo la supervisión del ejército. Pero un responsable militar de Mingora desmintió el anuncio acusando a la policía de mentir y reiteró que los diez acusados fueron todos condenados.

Malala sufrió una herida de bala en la cabeza en octubre de 2012 en un ataque perpetrado por los rebeldes talibanes que secuestraron el autobús escolar donde se encontraba la activista. Este ataque convirtió a la joven en una celebridad mundial, galardonada en 2014 con el Premio Nobel de la Paz.

El hombre sospechoso de haber disparado a Malala, Ataullah Khan según las autoridades, huyó según varios responsables locales a Afganistán para unirse al jefe de los talibanes pakistaníes, el mulá Fazlullah, quien financió el ataque.

El ejército de Pakistán anunció el arresto de los diez sospechosos en septiembre de 2014 durante una rueda de prensa muy mediática tras la que militantes de los derechos humanos mostraron sus dudas sobre la culpabilidad de los arrestados.