Un soldado de EU liberado a cambio de cinco afganos de Guantánamo

Bob Berghal estaba en poder de los talibanes desde hace cinco años, los islamistas fueron trasladados ya a Catar, cuyo emir tuvo un papel central en las negociaciones.

Washington

Estados Unidos anunció hoy la liberación de un soldado estadunidense retenido en Afganistán en manos de los talibanes desde hace cinco años, a cambio de cinco afganos de Guantánamo trasladados a Catar, que ha fungido de intermediario. "El gobierno catarí nos ha asegurado que pondrá en práctica medidas para proteger nuestra seguridad nacional", afirmó el presidente estadunidense Barack Obama, aunque sin dar mayores detalles, en conferencia junto a los padres del sargento Bowe Bergdahl.

El padre del soldado estadunidense, Bob Berghal, dijo que no podía "expresar" sus emociones después de que Obama lo llamara para informarle de la liberación. El hombre contó que su hijo tenía dificultades para hablar inglés después de haber pasado tanto tiempo sin practicarlo.

"En nombre de Dios, el más clemente, el más misericordioso", dijo Bob Bergdahl en árabe. "Soy tu padre, Bowe", añadió en inglés luego de haber pronunciado las mismas palabras en pashto desde la tarima instalada en el jardín de las rosas de la Casa Blanca.

Fuentes oficiales de la defensa estadunidense dijeron a la AFP más temprano que el sargento Bergdahl estaba "bien", "puede caminar solo" y que se encuentra bajo tratamiento médico en la base aérea de Bagram, al norte de Kabul.

Además, informaron que será trasladado a un centro médico militar estadunidense en el municipio alemán de Landstuhl. En Alemania "comenzará un proceso de readaptación, tendrá tiempo para contar su historia, relajarse y volver a establecer lazos con su familia", precisaron. Fue el primer prisionero estadunidense en Afganistán desde la invasión liderada por Estados Unidos a finales de 2001.

Más temprano, el secretario de Defensa estadunidense Chuck Hagel anunció hoy que había "informado al Congreso de la decisión de trasladar a cinco detenidos de Guantánamo hacia Catar" y, según un alto funcionario estadunidense, ya estaban bajo la responsabilidad de ese Emirato, donde sus "movimientos y actividades estarán limitados".

Desde Afganistán, los talibanes anunciaron en un comunicado que la liberación de los presos es una "gran satisfacción" y "un inmenso placer". "Fueron liberados como resultado de contactos indirectos del Emirato Islámico de Afganistán y de Estados Unidos, y con la ayuda del gobierno de Catar se reunieron con sus familias en Catar", añadió el comunicado.

Según los talibanes, los cinco prisioneros se llaman Mohamad Fazl, Norulá Nuri, Mohamed Nabi, Jairulá Jairjua y Abdul Haq Wasiq, identidades que fueron confirmadas por el Departamento de Estado. Una fuente talibana en la ciudad paquistaní de Quetta dijo a la AFP que estas cinco personas eran autoridades influyentes del régimen talibán cuando Estados Unidos empezó a invadir Afganistán en 2001, en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de ese año.

El emirato de Catar y su emir, Tamim Ben Hamad al Thani, tuvieron un papel central en este caso. Catar está comprometido desde hace años con los esfuerzos de reconciliación entre los talibanes y el gobierno de Kabul, una iniciativa apoyada por Estados Unidos y dentro de la cual se inscribieron las negociaciones para la liberación del soldado Bergdahl.

"Expreso mi mayor reconocimiento al emir de Catar por haber ayudado a garantizar el regreso de nuestro soldado", dijo Obama, quien saludó "el compromiso personal del emir (como) una muestra de la asociación entre nuestros dos países" y también agradeció al gobierno afgano del presidente Hamid Karzai.

Por su parte, el secretario de Estado, John Kerry, agradeció en un comunicado "al gobierno de Catar y, especialmente, al emir Tamim Ben Hamad al Thani por haber jugado un importante rol para el regreso a casa del sargento Bergdahl". Kerry precisó que habló con Karzai sobre este último "proceso para discutir anuncios de esta semana por el presidente Obama".

El mandatario estadunidense prometió el martes mantener en Afganistán a 9,800 soldados después de 2014, en lugar de los 32 mil que hay en la actualidad, que dejarán el país progresivamente hasta finales de 2016, a condición de que el futuro presidente afgano firme el Tratado bilateral de seguridad (BSA, en inglés).

El sargento Bergdahl fue capturado el 30 de junio de 2009 en Afganistán, tras desaparecer de una base en la provincia de Paktika (sureste), y los talibanes habían difundido varios videos que demostraban que estaba vivo. El último fue en enero. En septiembre de 2013, Chuck Hagel prometió que Estados Unidos continuaría disponiendo de sus "medios militares, diplomáticos y de inteligencia" para lograr la liberación del sargento Bowe Bergahl.