Por sobrepeso impiden a joven francés viajar en avión

Kevin Chenais, de casi 230 kilos debido a un desequilibrio hormonal, tuvo que regresar en barco a su país luego de que una aerolínea le negara el vuelo por considerarlo demasiado gordo.
El joven viajó a EU en 2012 pare recibir un tratamiento de un año.
El joven viajó a EU en 2012 pare recibir un tratamiento de un año. (AFP)

Nueva York

El joven Kevin Chenais y sus padres, varados en Estados Unidos luego de que una aerolínea considerase al muchacho francés demasiado gordo para volar, llegaron el martes a Nueva York en tren procedentes de Chicago (norte), para regresar a Europa por barco.

"El viaje estuvo bien", dijo un cansado Kevin afuera de la Estación Pensilvania a bordo del taxi que lo trasladó junto a sus padres René y Christina a un hotel en Brooklyn (sudeste de Nueva York), donde permanecerán hasta embarcarse con destino al Reino Unido.

Kevin Chenais, de 22 años, pesa alrededor de 230 kilos debido a un desequilibrio hormonal y había viajado a Estados Unidos en 2012 para recibir un tratamiento médico de un año y medio en la Clínica Mayo en Chicago.

A fines de octubre tenía previsto regresar en avión a Europa, pero la compañía aérea no le permitió subir a su vuelo por considerar que era demasiado gordo.

La familia pasó una semana en un hotel en el aeropuerto de Chicago para tratar de resolver la situación y finalmente el lunes por la noche decidió tomar un tren a Nueva York, desde donde regresarán a bordo del buque Queen Mary.

"Tenía la sensación de que algo iba a pasar con el vuelo. Son sobre todo mis padres los que están enojados", afirmó el joven, con visibles gestos de agotamiento después de pasar 21 horas en el tren.

Su padre René criticó a British Airways por pagarle "sólo 5 noches de hotel" en Chicago, donde pasaron finalmente 13 días, y aseguró que aún no recibieron el reembolso por el billete.

Según una portavoz de British Airways, la empresa trató de encontrar una solución y exploró todas las vías pero "fue imposible acomodar al pasajero con seguridad", por lo que propuso a la familia "reembolsarle el billete íntegramente".

Kevin Chenais necesita continuamente oxígeno y control médico.