Sirios detenidos en Honduras buscaban asilo en EU: policía

Cuatro de los cinco sirios arrestados por presentar pasaportes falsos ayer son estudiantes y no son sospechosos de otros delitos, informó el portavoz de la policía hondureña.
Policías hondureños escoltan a uno de los cinco ciudadanos sirios arrestados en el aeropuerto internacional de Tocontín, en Tegucigalpa
Policías hondureños escoltan a uno de los cinco ciudadanos sirios arrestados en el aeropuerto internacional de Tocontín, en Tegucigalpa (AFP)

Honduras

Cuatro de los cinco sirios detenidos en Honduras con pasaportes griegos robados son estudiantes y todos han declarado que huyeron de su país para intentar llegar a Estados Unidos en busca de refugio, dijo un portavoz policial.

El vocero de la Policía de Honduras, Aníbal Baca, dijo a la estación colombiana BLU Radio que el quinto sirio es un profesor de universidad y que todos serán presentados ante un juez acusados por falsificación de documentos.

Los cinco dijeron que intentaban volar a San Pedro Sula, al noroeste de Honduras, desde donde buscarían llegar vía terrestre a Estados Unidos y hasta ahora las autoridades hondureñas no han encontrado que tengan antecedentes criminales.

Los sirios fueron detenidos el martes en el aeropuerto de Tegucigalpa después de recibir una alerta de Interpol sobre los pasaportes robados. La autoridad hondureña dijo la víspera que el grupo salió de Siria y viajó hacia el Líbano y Turquía, y después a Brasil, Argentina y Costa Rica, antes de llegar a Honduras.

No había ninguna indicación de que los hombres fueran sospechosos de algo más que de tener en su poder los pasaportes robados.

Honduras es una ruta común de migrantes que intentan llegar a territorio estadunidense. Es muy improbable que los sirios hubieran logrado entrar en los Estados Unidos con los pasaportes robados. Las autoridades fronterizas escanean todos los pasaportes y se cruza información sobre los documentos robados.

No se trata del único caso. El jueves, una mujer siria fue detenida en Costa Rica mientras se alojaba en un hotel de la capital. También llevaba un pasaporte griego robado, según informaron medios locales. Interpol le seguía la pista. La pena por utilizar documentación robada en Costa Rica puede acarrear hasta seis años de prisión.

El diario Prensa Libre citó al fiscal Celso Gamboa explicando que un error humano le permitió a su portadora el ingreso en el país con un pasaporte que había sido robado.