Promueven sindicalización de latinos en EU

La Federación Estadunidense del Trabajo señaló que la sindicalización de trabajadores latinos mejoraría su economía y protección social.
De los 23 millones de trabajadores hispanos en Estados Unidos, que representan el 15 por ciento de la fuerza laboral del país, sólo el 9.4 por ciento son miembros de una unión sindical.
De los 23 millones de trabajadores hispanos en Estados Unidos, que representan el 15 por ciento de la fuerza laboral del país, sólo el 9.4 por ciento son miembros de una unión sindical. (AP)

Estados Unidos

La central sindical Federación Estadunidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) promueve la afiliación de trabajadores latinos, a fin de mejorar su economía y protección social.

Los trabajadores hispanos sindicalizados tienen un ingreso de 14 mil 829 dólares anuales más que los no sindicalizados, reveló un reporte del Consejo Sindical para el Avance del Trabajador Latinoamericano (LCLAA), organización afiliada a la AFL-CIO.

En el marco del mes de la Herencia Hispana, celebrado en Estados Unidos del pasado 15 de septiembre al próximo 15 de octubre, fue presentado dicho reporte, que mostró un incremento en el ingreso de los latinos sindicalizados.

Según el informe, en 2013 los hispanos sindicalizados en general ganaron 43 mil 264 dólares al año, en contraste con el ingreso de un trabajador no agremiado de 28 mil 444 dólares anuales, una diferencia de casi 15 mil dólares.

“Los latinos debemos entender que en el mundo laboral los sindicatos representan un espacio de protección”, dijo en entrevista Héctor Sánchez, coautor del reporte y director ejecutivo del LCLAA.

Sánchez recordó que la comunidad hispana enfrenta “demasiados retos” desde el punto de vista de las violaciones laborales, de los derechos humanos y de los derechos civiles, por lo que destacó la importancia de que “haya más latinos en los sindicatos y que los sindicatos inviertan más en organizar a los latinos”.

“Sindicatos y Latinos: una sociedad estratégica para el progreso de Estados Unidos”, destaca que de los 23 millones de trabajadores hispanos en Estados Unidos, que representan el 15 por ciento de la fuerza laboral del país, sólo el 9.4 por ciento son miembros de una unión sindical.

De los dos millones 141 mil trabajadores latinos que pertenecían el año pasado a un sindicato, un millón 186 mil eran hombres y 829 mil mujeres.

Según el reporte, el salario semanal medio de un hombre hispano perteneciente al movimiento laboral es de 884 dólares semanales, en tanto el ingreso semanal medio de un trabajador no sindicalizado fue de 571 dólares a la semana.

Destacó asimismo que la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento del Trabajo apuntó que el año pasado un trabajador hispano representado por una unión sindical pudo llegar a tener un ingreso semanal mayor hasta en un 54.81 por ciento, en comparación con uno no agremiado.

Agregó que los latinos sindicalizados tienen un 26 por ciento de probabilidades de tener seguro médico y un 27 por ciento más de contar con un plan de pensión, en comparación con aquellos no agremiados.

En el caso de las mujeres hispanas que se desempeñan en las 15 ocupaciones de más bajo ingreso en Estados Unidos, sólo el 14 por ciento en 2013 pertenecía a la fuerza laboral sindicalizada, en comparación con el 4.9 por ciento en 1983.

Las mujeres representadas por una unión sindical tuvieron un ingreso medio semanal de 763 dólares el año pasado, en comparación con 516 dólares a la semana que ganaron las trabajadoras no sindicalizadas.

El informe destaca que las hispanas tienen una brecha salarial desde el punto de vista del género de 16 mil 416 dólares.

Apuntó asimismo que el 77 por ciento de las trabajadoras en el sur de Estados Unidos han reportado asalto sexual en su lugar de trabajo.

“Uno de los hallazgos más importante del reporte es que en el momento en que las trabajadoras latinas se unen a un contrato sindical, comienzan a ganar más y trabajan en un ambiente laboral más seguro y saludable”, señaló por su parte Yanira Merino, del Sindicato de los Trabajadores de la Construcción (LIUNA).

La también directora de la campaña de inmigración de la AFL-CIO, apuntó como un reto para la central sindical incrementar la educación a los trabajadores indocumentados hispanos, a fin de que conozcan sus derechos laborales y cómo pelear por ellos.

Merino llegó a Estados Unidos en 1991 procedente de El Salvador, organizó a las trabajadoras en una planta procesadora de camarones, donde logró mejorar las condiciones de explotación de las trabajadores, la mayoría inmigrantes.

“(Los inmigrantes indocumentados hispanos) una vez que obtienen un trabajo en Estados Unidos, el sistema aquí los mantiene pobres y explota su vulnerabilidad”, destaca el informe.

Citando información de otros estudios, la LCLAA apuntó que los trabajadores indocumentados representados por una unión sindical ganan un 17 por ciento más y tienen un 50 por ciento más de probabilidades de que su empleador le ofrezca cobertura médica o pensión de retiro, en comparación con los no agremiados.

“Debemos entender que el movimiento laboral está bajo ataque y que los latinos al formar parte de él, no sólo ganamos sino también fortalecemos una institución que históricamente ha ayudado a los trabajadores en Estados Unidos a alcanzar niveles económicos más altos”, dijo Merino.