Siete muertos en saqueos en Argentina durante huelga policial

La ola de saqueos y violentos disturbios coincide con el trigésimo aniversario de la restauración de la democracia con Raúl Alfonsín.
Saqueadores de un supermercado en Tucumán cargan con productos robados
Saqueadores de un supermercado en Tucumán cargan con productos robados (AFP)

Buenos Aires

Siete personas murieron en las últimas horas en Argentina en saqueos durante una huelga policial en varias provincias cuando se cumplen hoy 30 años de la restauración democrática. Las muertes se produjeron la noche del lunes y las primeras horas de hoy en Chaco (noreste), Jujuy (norte) y Tucumán (norte), donde además se registraron decenas de heridos y centenares de detenidos durante los saqueos a comercios y viviendas. Las revueltas policiales por demandas salariales y los saqueos comenzaron la semana pasada en numerosas provincias y ya habian dejado un muerto en Córdoba (centro) y en Entre Rios (este).

En Chaco, un joven murió por una herida de arma blanca durante saqueos en Resistencia, la capital, mientras que un subcomisario falleció por las heridas recibidas cuando defendía un supermercado, informó hoy el gobierno provincial. "La situación anoche era descontrolada. Estuvimos a punto de una masacre", denunció hoy el vicegobernador, Juan Carlos Bacileff, al detallar "la situación caótica" que atravesó su provincia por la huelga de policías.

"Estoy consternado por lo que ocurrió en mi provincia. No puedo creer que hemos tenido un respaldo de 60.7% (de votos en las legislativas del 27 de octubre) y se hayan expresado de esta manera", dijo Jorge Capitanich, quien dejó hace tres semanas la gobernación del Chaco para asumir como jefe de Gabinete de la presidenta Cristina Kirchner. En Tucumán, donde un centenar de policías se mantienen acuartelados, se registraron violentos saqueos la noche del lunes con al menos un muerto y 35 heridos, confirmados por Diego Eskenazi, director del hospital Zenón de Tucumán.

"Nos atacaron tres veces. Los saqueadores se llevaron televisores y electrodomésticos. Andaban en carros y en motos, pero hubo un grupo que se llevó las cosas robadas en una (camioneta Toyota) Hilux y en una (Ford) Eco Sport", contó Ezequiel Pedrosa, gerente de un supermercado tucumano. El movimiento policial no afectó a las fuerzas federales, de unos 44 mil policías y 34 mil gendarmes, y se limita a algunas del ámbito provincial, donde hay más de cien mil efectivos, cuyos salarios dependen de cada una de las 24 administraciones provinciales.

En medio de la tensión, el gobierno federal organiza un festival popular convocado bajo el título "Democracia para siempre" en la Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, para celebrar el 30 aniversario de la restauración democrática. "Hoy celebramos 30 años de ejercicio ininterrumpido de democracia. Eso significa desterrar el odio y la violencia", expresó hoy Capitanich sobre la ola de saqueos.

El 10 de diciembre de 1983 asumió la Presidencia el radical Raúl Alfonsín (1983/89), ya fallecido, tras la dictadura (1976/83) que dejó 30 mil desaparecidos, según organismos humanitatios, y se inició el más extenso período democrático ininterrumpido desde la independencia argentina en 1816. La presidenta Cristina Kirchner encabezará un acto en el Museo del Bicentenario, lindero a la Casa Rosada (gobierno).

La situación comenzó hoy a volver a la normalidad en la mayoría de los distritos afectados por la huelga policial, aunque se mantenían focos de protesta en Tucumán y en Santa Fe (centro-este), la tercera provincia del país por población, según Capitanich. En Córdoba, unas 300 personas fueron detenidas en los últimos días y "se recuperaron enorme cantidad de elecrodomésticos robados en los saqueos", afirmó el gobernador José Manuel de la Sota, quien aseguró que muchos de los saqueadores eran de clase media.

En Tierra del Fuego, en el extremo sur del país, un centenar de policía se mantenían acuartelados, según medios locales. En la ciudad balnearia de Mar del Plata, 400 km al sur, donde se levantó la huelga tras un acuerdo salarial que casi duplica el mínimo que percien los policías, el fiscal Daniel Adler dijo que denunció "por asociación ilícita agravada en concurso con sedición" a una decena de "cabecillas policiales y agitadores civiles". Capitanich insistió hoy en que los violentos pillajes "no estuvieron asociados a alimentos, sino que fueron para provocar daño, con premeditación y planificados".

Los episodios recordaron lo ocurrido en diciembre de 2012, cuando cuatro personas murieron en la agroindustrial ciudad de Rosario, 300 km al norte de la capital, en medio de una ola de saqueos que sacudió a otras provincias.