Abe y Obama rendirán tributo en Pearl Harbor

Después del homenaje en Hiroshima del presidente de EU en su visita a Japón hace siete meses, el primer ministro nipón acudirá el martes a la base de Hawái.
El presidente de EU visitó Hiroshima en mayo pasado.
El presidente de EU visitó Hiroshima en mayo pasado. (Toru Hanai/Reuters)

Honolulú

Siete meses después de que el presidente Barack Obama visitara Hiroshima, la ciudad donde Estados Unidos lanzó una bomba nuclear al final de la Segunda Guerra Mundial, el primer ministro japonés, Shinzo Abe, acudirá a Pearl Harbor, cuyo ataque provocó el involucramiento de Washington en el conflicto bélico.

Shinzo Abe viajará a Pearl Harbor, en Hawái, donde él y Barack Obama esperan poner de relieve la alianza entre ambos países, 75 años después del sorpresivo ataque japonés a esa base naval estadunidense.

REUNIÓN EL MARTES

Los dos líderes se reunirán el martes en la capital del estado de Hawái, Honolulu, en la isla O’ahu, una de las partes del archipiélago que se halla en medio del Pacífico.

Abe y Obama visitarán los restos del USS Arizona, en el que murieron mil 177 marineros y marines. Los aún visibles restos oxidados del barco son ahora un memorial.

El 7 de diciembre de 1941, el general japonés Isoroku Yamamoto lanzó un devastador ataque aéreo contra una hilera de barcos de guerra estadunidense, y hundió o dañó severamente a ocho.

La ofensiva, que duró dos horas, mató a 2 mil 403 estadunidenses e hirió a mil 100.

Al igual que cuando Obama visitó Hiroshima, el propósito de la gira de Abe no es cuestionar las decisiones que se tomaron hace 75 años ni pedir disculpas, sino más bien rendir homenaje a los muertos y estimular la reflexión histórica.

MENSAJES CONTRADICTORIOS

En su visita a Hiroshima en mayo, Obama hizo durante un discurso un apasionado alegato en favor de un mundo sin armas nucleares y escribió un mensaje en el libro de visitas del Memorial del Parque de la Paz de esa ciudad japonesa.

Pearl Harbor e Hiroshima marcaron el inicio y el final del conflicto entre Japón y Estados Unidos, pero es imposible compararlos.

Uno fue un ataque a una instalación militar estadunidense en el Pacífico y el otro una bomba atómica sobre una ciudad.

Sin embargo, ambos ataques marcaron la memoria de ambos pueblos, y ambos son sitios de peregrinación en sus respectivos aniversarios.

La reunión tiene una especial significación, ya que ocurre cuando faltan pocas semanas para que asuma el cargo el presidente electo, Donald Trump, quien ha enviado mensajes contradictorios sobre los futuros vínculos entre Estados Unidos y Asia.

Durante su campaña, Trump sugirió que iba a renegociar los términos de la presencia de las tropas de Estados Unidos en Japón, donde tiene estacionados a cerca de 50 mil efectivos.

El magnate republicano también prometió que pondría fin al tratado comercial Trans-Pacífico (TPP).

Y finalmente, culpó a Obama por haber visitado Hiroshima. “¿Discutió alguna vez el presidente Obama el sorpresivo ataque contra Pearl Harbor mientras estuvo en Japón? Miles de vidas estadunidenses perdidas”, dijo el presidente electo el 28 de mayo.