• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 19:45 Hoy

Shell obtiene 'luz verde' para perforar el Ártico

Con varios años de retraso por graves problemas técnicos, el consorcio logra el permiso de Obama para excavar.

Publicidad
Publicidad

Milenio Digital

La administración de Barack Obama dió ayer su luz verde definitiva a la compañía petrolera Royal Dutch Shell para realizar perforaciones de petróleo y gas en el océano Ártico, un proyecto contra el cual las asociaciones de defensa del ambiente han criticado y denunciado desde hace mucho tiempo.

La noticia fue dada por la Oficina de Seguridad y Protección Medioambiental de Estados Unidos.

La autorización fue acordada después de que fueron realizadas reparaciones indispensables en el rompehielos finlandés Fennica, que cuenta con la tecnología necesaria para bloquear cualquier derrame, llegase al lugar de perforación en el mar de Chukchi, en el noroeste de Alaska [entre el punto noroeste de América del Norte y la punta nordeste de Asia. El estrecho de Bering es su límite austral, N. de la T.].

El programa de exploración de Shell en Alaska lleva muchos años de retraso, a raíz de una serie de problemas técnicos. El grupo angloholandés obtuvo una primera autorización en febrero de 2012, pero debió suspender sus operaciones seis meses más tarde, a causa de graves problemas en uno de sus barcos y de su incapacidad para ofrecer todas las garantías contra un riesgo de marea negra [esto es, una catástrofe ambiental, N. de la T.].

En 2013, el gobierno estadunidense finalmente dio pie a su autorización, exigiendo sin embargo que todos esos problemas fueran resueltos. Finalmente, el pasado 11 de mayo, el gobierno de Estados Unidos anunció que autorizaba —bajo condiciones— al emporio petrolero Shell a retomar sus campañas de explotación provocando la cólera de los ecologistas.

Los recursos de la parte estadunidense de los mares de Chukotka y de Beaufort son considerables, según una estimación de la Casa Blanca: 22 mil millones de barriles de petróleo técnicamente recuperables y 2.6 mil millones de metros cúbicos de gas. El conjunto de la zona ártica concentra 22 por ciento de los recursos en hidrocarburos todavía por descubrir en el planeta, según el United States Geological Survey, y todos los consorcios están interesados en ella: ExxonMobil, la británica BP, la italiana Eni y los rusos Rosneft y Gazprom.

Las organizaciones ambientales advierten contra las consecuencias de un accidente en las aguas heladas del Ártico. Según ellas, puede haber un daño todavía más grande que ocurrido en 2010 en el Golfo de México, cuando la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, manejada porm el grupo petrolero británico British Petroleum, que supuso la muerte de 11 personas y el derrame de 4.9 millones de barriles de petróleo en el mar.

"Las actividades llevadas a cabo en el mar de Alaska se ajustan a

los mayores exigencias de seguridad, protección medioambiental y respuesta de emergencias", apuntó el director de la BSEE, Brian Salerno al anunciar la decisión. Añadió que "ahora que el sistema de control está operativo y puede ser utilizado".

Shell abandonó sus trabajos de exploración en el Ártico hace tres años, cuando una de sus plataformas sufrió graves daños.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.