Tras salida de Renzi, Italia busca solucionar crisis

El presidente italiano, Sergio Mattarella, inició una serie de charlas con funcionarios y partidos políticos para solucionar la situación crítica que viven tras la renuncia del primer ministro.
El presidente de Italia, Sergio Mattarella.
El presidente de Italia, Sergio Mattarella. (Reuters)

Roma, Italia

El presidente italiano, Sergio Mattarella, comienza hoy la ronda de consultas para encontrar una salida a la crisis política, después de que ayer dimitiera el jefe de gobierno, Matteo Renzi, desacreditado el domingo en las urnas.

El jefe de Estado italiano, árbitro de la situación creada por el "no" masivo de los italianos a la reforma constitucional, tiene previsto recibir a partir de las 17:00 horas locales a los presidentes del Senado, Pietro Grasso; de la Cámara de los diputados, Laura Boldrini y al ex presidente italiano, Giorgio Napolitano.

TE RECOMENDAMOS: Renzi renuncia como primer ministro de Italia

Mañana, las consultas proseguirán con los partidos pequeños y los movimientos regionalistas con representación en el Parlamento, mientras que los grandes partidos desfilarán por el Quirinale, la sede de la presidencia italiana, el sábado.

Primera fuerza política representada en el Parlamento, el Partido Demócrata será el último en ser escuchada. Matteo Renzi sigue en el cargo pero no participará en estas consultas.

Renzi indicó ayer ante la dirección de su partido que quería retirarse poco a poco y volver a la Toscana, donde vive su familia, para "organizar un concurso de PlayStation" con sus tres hijos.

Sin embargo, se mostró igual de combativo, afirmando que no tenía "miedo a nadie" ni tampoco a unas elecciones anticipadas.

Esta opción está sobre la mesa del presidente italiano, aunque dista mucho de ser una de sus favoritas.

Todo parece indicar que el presidente italiano desearía una transición ordenada. Según una información filtrada a la prensa por fuentes de la presidencia, Mattarella estimó que era "inconcebible ir a elecciones antes de haber homogeneizado los modos de escrutinio de la Cámara de diputados y del Senado".

Una ley, adoptada en mayo de 2015 y apodada "Italicum", prevé un escrutinio por mayoría para la Cámara de los diputados. Sin embargo, el fracaso de la reforma constitucional mantiene al Senado, que se elige de forma proporcional, con todos sus poderes, por lo que la formación de una coalición podría verse entorpecida y el país tornarse ingobernable.

Aún así, la Corte Constitucional todavía tiene que pronunciarse respecto al "Italicum", que dio lugar a una serie de recursos. El fallo se hará público el 24 de enero y podría establecer una regla de juego que todas las partes tendrán que aceptar.

La otra hipótesis, que Renzi también mencionó, es la de un gobierno de unión nacional, apoyado por todas las fuerzas políticas, hasta el fin de la legislatura, en febrero de 2018.

Una eventualidad que parece poco probable, pues tanto la Liga Norte, el partido contrario a la inmigración, como el populista Movimiento 5 Estrellas, se pronunciaron recientemente a favor de la celebración de elecciones anticipadas.

TE RECOMENDAMOS: ¿Quién encabezará ahora el gobierno en Italia?

Según un sondeo efectuado al día siguiente del referéndum, publicado el jueves por el diario La Stampa, el PD continuaría en cabeza con el 32.5 por ciento de los votos, seguido por el M5S (27 por ciento).

Quedaría, pues, la posibilidad de un gobierno "técnico", apoyado por la mayoría actual del Parlamento para preparar unas eventuales elecciones anticipadas. Una opción de gobierno que, según algunos expertos, podría prolongarse hasta 2018.

AFC