La ex senadora Piedad Córdoba, partidaria de aplazar diálogos con las FARC

Las conversaciones entre el gobierno y la guerrilla, según la política con experiencia en gestiones de liberación de capturados por los grupos insurgentes, deberían suspenderse hasta los comicios ...
Elba Corrales, hermana de Fernando Corrales, raptado por las FARC en 1976, participa en una vigilia de secuestrados y desaparecidos por las FARC para pedirle a la guerrilla que revele su paradero
Elba Corrales, hermana de Fernando Corrales, raptado por las FARC en 1976, participa en una vigilia de secuestrados y desaparecidos por las FARC para pedirle a la guerrilla que revele su paradero (AFP)

Bogotá

La ex senadora colombiana Piedad Córdoba se mostró hoy partidaria de que el Gobierno y el grupo guerrillero FARC aplacen los diálogos de paz que mantienen desde hace casi un año en La Habana hasta que pasen las elecciones legislativas del próximo 9 de marzo.

"Yo estoy totalmente de acuerdo en que se aplacen los diálogos hasta pasadas las elecciones, que la mesa vuelva a comenzar después del 9 de marzo del año entrante", dijo la ex senadora en una entrevista al noticiero CMI.

Córdoba se refirió así a la posibilidad que planteó a principios de semana el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien ante la incertidumbre por los avances en el proceso dijo que una de las opciones que se barajan es suspenderlos.

"Andrés París", negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en La Habana, reaccionó a este anuncio y dijo que "si es necesario" harán "una pausa en el proceso de paz", aunque también aseguró que la guerrilla está "atornillada" a este.

La ex senadora, destituida e inhabilitada por la Procuraduría en 2010 por supuestos vínculos con las FARC, consideró que el proceso electoral en el que está inmerso Colombia "se va a dirimir entre la guerra y la paz" y por eso consideró "plausible e importante" la posibilidad planteada por Santos.

También propuso que en este período en el que se tendrían que suspender los diálogos "haya un cese bilateral al fuego". Hace unos meses, Córdoba propuso aplazar los comicios presidenciales previstos para el próximo año para que la discusión electoral no interfiriera en los diálogos de paz.

El Gobierno colombiano y las FARC negocian desde noviembre de 2012 un acuerdo de paz en La Habana, pero la confrontación armada se mantiene en las selvas de Colombia.

De otra parte, cuatro militares murieron y otro resultó herido el jueves en un combate con miembros de las FARC, guerrilla con la que el gobierno realiza una negociación de paz sin cesar la confrontación armada, informó el Ejército. El enfrentamiento ocurrió en una apartada zona rural del municipio de Arauquita, departamento (provincia) de Arauca, fronterizo con Venezuela, indicó un comunicado castrense.

Según el informe, el choque con los rebeldes se presentó cuando las unidades militares realizaban una operación ofensiva dirigida hacia una grupo de guerrilleros que "pretendían adelantar una acción violenta", dijo.

El gobierno colombiano de Juan Manuel Santos lleva a cabo en Cuba desde noviembre de 2012 una negociación de paz con las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la principal guerrilla del país con unos ocho mil combatientes.

Las negociaciones se cumplen sin que en Colombia se hubiera cesado el fuego, debido a que Santos considera que ello le daría una "ventaja estratégica" a los rebeldes en la mesa de negociación.

El enfrentamiento ocurrió luego de que el miércoles, durante un ceremonia militar en el sur del país, Santos defendiera esa posición y pidiera a los uniformados mantener la ofensiva contra las FARC "hasta tanto no se llegue a algunos acuerdos (en Cuba), si es que se llega a esos acuerdos".

Asimismo, la Unidad para la Atención y Reparación a las Víctimas del Gobierno colombiano reconoció hoy que, desde 1986, doce mil sindicalistas, entre asesinados y amenazados, han sufrido los estragos del largo conflicto armado que azota a este país.

El reconocimiento lo hizo en el encuentro regional sobre reparación colectiva al movimiento sindical realizado entre ayer y hoy en Cartagena (norte) y donde asistieron representantes de diversas organizaciones.

De los doce mil sindicalistas victimizados, también se admitió que 610 lo fueron en los caribeños departamentos de Bolívar, Sucre y Córdoba, históricos feudos de los paramilitares, de los cuales 185 fueron asesinados. Según estos datos divulgados en un comunicado de la Unidad de Víctimas, los años más críticos para el movimiento sindical fueron 1992, 1998 y 2004.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se dirigió a los asistentes al encuentro a través de una carta en la que dijo que "los atropellos al movimiento sindical colombiano, en un trasfondo de graves y manifiestas violaciones a los derechos humanos, son de una gravedad inadmisible para la democracia".

"(Reparar a los sindicalistas) es un deber legal establecido por la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, pero es también un deber político y ético", agregó el mandatario.

En el encuentro participaron representantes de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), de la Confederación General del Trabajo (CGT), de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), la Federación Colombiana de Educadores (Fecode), así como entidades gubernamentales y ONG.

Los participantes pidieron al Gobierno el reconocimiento social y político del movimiento sindical como parte fundamental de un sistema democrático y la promoción de las garantías para el ejercicio de la libertad sindical.

También una campaña que contrarreste la estigmatización a la que se han visto sometidos los sindicalistas durante años, actos de perdón y desagravio públicos y justicia contra los victimarios para combatir la impunidad.

Los encuentros regionales sobre reparación colectiva al movimiento sindical se iniciaron este mes en Rionegro y se extenderán hasta marzo de 2014 con encuentros en Bucaramanga, Arauca, Bogotá, Santa Marta, Cali, Neiva y Pereira.