• Regístrate
Estás leyendo: Semana Santa, un alivio para el silencio de Melania
Comparte esta noticia
Jueves , 16.08.2018 / 11:46 Hoy

Semana Santa, un alivio para el silencio de Melania

Refugiada en la residencia de Mar-a-Lago, la primera dama estadunidense se resguarda de los cotilleos y de los rumores en la prensa sobre las supuestas infidelidades de Donald Trump.

Publicidad
Publicidad

El feriado de Semana Santa no pudo llegar en momento más oportuno para la primera dama estadunidense, Melania Trump.

En medio de la incesante tormenta de noticias sobre la presunta infidelidad de su marido, el presidente estadunidense Donald Trump, en los primeros tiempos de su matrimonio, la ex modelo eslovena huyó de los reflectores a Mar-a-Lago, la propiedad de la familia en Palm Beach, Florida (sureste de Estados Unidos), con su hijo Barron, de 12 años.

Pero ni siquiera allí encontró refugio de la atención que rodea la reciente actividad legal relacionada con la conducta del presidente con las mujeres en el pasado.

En el primer día completo de la primera dama en Mar-a-Lago, el presidente también estaba allí, pero no cenó con ella sino con su abogado Michael Cohen, quien pagó a la actriz porno Stormy Daniels 130 mil dólares en 2016 para que no divulgara su aventura amorosa con Trump en 2006.

Finalmente, el matrimonio Trump cenó el jueves por la noche, cuando el promotor de box Don King pasó para conversar.

La primera dama enfrenta presiones para poner fin a su matrimonio de 13 años con el magnate, algo similar a las que sufrió Hillary Clinton cuando la aventura del presidente demócrata Bill Clinton (1993-2001) con la pasante Monica Lewinsky salió a la luz a fines de la década de los noventa del siglo pasado.

“Melania debería hacer para esta generación de chicas lo que Hillary Clinton no hizo para la mía y abandonar al imbécil de su marido”, escribió la comentarista conservadora S.E. Cupp en una columna de opinión que apareció en la primera plana del diario New York Daily News bajo el titular “Dump Trump!” (bota a Trump!).

El mismo Trump hizo un chiste recientemente acerca de la posibilidad de que su esposa lo abandone. Ella ocupaba la mesa de honor en una cena en Washington D.C. durante la cual el presidente tradicionalmente pronuncia un discurso en el que se burla de amigos y adversarios por igual, y en el que el republicano aludió a la intensa rotación de personal en la Casa Blanca.

“La pregunta que se hacen todos es, ‘¿quién será el próximo en partir? ¿(El asesor político) Steve Miller o Melania? Es terrible, cariño, pero tú me amas, ¿cierto?”.

En medio de todo, la señora Trump mantiene un silencio estoico sobre las denuncias de Daniels y de las de la ex modelo de Playboy Karen McDougal de que tuvieron relaciones sexuales con Trump en 2006 poco después de que la futura primera dama dio a luz a Barron.

Cuestionada sobre Daniels y McDougal, su vocera Stephanie Grisham dijo que la primera dama “se concentra en sus tareas de mamá y en asuntos como la tradicional búsqueda de huevos de Pascua en la Casa Blanca y la visita de estado del presidente francés, Emmanuel Macron”, el próximo 24 de abril.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.