La seguridad del One WTC de Nueva York en el ojo de la tormenta

El lanzamiento de unos paracaidistas desde el techo del edificio y la irrupción de un adolescente una madrugada pusieron de manifiesto la falta de seguridad en el nuevo rascacielos neoyorquino, ...
El edificio del One World Trade Center (i), mientras la gente camina en Church Street en el Lower Manhattan de New York
El edificio del One World Trade Center (i), mientras la gente camina en Church Street en el Lower Manhattan de New York (AFP)

Nueva York

Unos paracaidistas que se lanzan desde la cima y filman su aventura, un adolescente que sube en la madrugada y toma fotos: la seguridad del One World Trade Center de Nueva York, construido en el sitio de los atentados de 2001, se encuentra en el ojo de la tormenta. Los problemas en la vigilancia de este lugar tan lugar simbólico y sensible de la ciudad provocaron el viernes la renuncia del jefe de seguridad de la compañía privada a cargo de la administración y alquiler del One WTC, Durst Organization.

Los dos incidentes en cuestión tuvieron lugar el 30 de septiembre de 2013 y el pasado 16 de marzo. Los involucrados fueron detenidos, pero las fallas despiertan preocupación justo cuando el presidente Barack Obama admitió que su máximo temor es un ataque nuclear en la Gran Manzana. El primer incidente que saltó a la prensa fue el último, en el cual un adolescente de 16 años se infiltró a través de un agujero en el vallado que rodea al edificio más alto de Estados Unidos, de 571.30 metros y aún en construcción, según las autoridades.

El chico subió en ascensor hasta el piso 88 y luego continuó por las escaleras hasta el piso 104, el último, donde un guardia apostado para proteger la punta del edificio dormía. Pasó dos horas allí hasta que fue descubierto por un trabajador del WTC y detenido. El otro incidente, más espectacular aún, recién se conoció esta semana aunque tuvo lugar seis meses atrás, cuando tres hombres saltaron en paracaídas desde la cima de la torre mientras una cuarta persona cubría sus movimientos.

Los cuatro individuos fueron detenidos el lunes. Uno de ellos trabajaba como obrero en la construcción del One WTC en el momento de los hechos. El video del salto, disponible en internet en https://www.youtube.com/watch?v=nz7sxt9xeJE, tenía casi tres millones de visitas el viernes al mediodía. Uno de los paracaidistas, Andrew Rossig, declaró a la prensa que no habían realizado "ni el menor esfuerzo" para entrar en "lo que se supone es el edificio más vigilado de Estados Unidos".

"Dios no permita que fuese alguien con intenciones de hacer daño a los neoyorquinos el que entrase", agregó este hombre de 33 años que fue acusado de tres cargos, entre ellos robo. La seguridad del One WTC está repartida entre la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey (propietaria del lugar) y la Durst Organization, explicó el viernes a la AFP Jordan Barowitz, director de asuntos externos de esta compañía.

Barowitz precisó que el incidente de los paracaidistas ocurrió cuando sólo la agencia gubernamental estaba a cargo del lugar. "Desde enero, estamos a cargo de la seguridad dentro del sitio. Afuera es la Autoridad Portuaria", señaló. "Estamos muy preocupados por lo ocurrido y estamos trabajando con la Autoridad Portuaria para mejorar la seguridad en el sitio", admitió Barowitz, sin revelar el número de custodios que vigilan la torre, que será inaugurada a principios de 2015 y de la cual el 55% de la oficinas están alquiladas.

Como consecuencia de los problemas registrados, el jefe de seguridad de Durst para el One WTC, David Velazquez, renunció el viernes a su cargo, informó Barotwitz. Otros dos miembros de la seguridad de Durst fueron despedidos en las últimas semanas por no cumplir con sus obligaciones. De su lado, el máximo responsable de seguridad de la Autoridad Portuaria, Joseph Dunne, indicó que la agencia gubernamental continúa "revaluando" sus medidas en ese área y trabajando "de manera constante para hacer al sitio lo más seguro posible".

"Tomamos a la seguridad y este tipo de infracciones de manera extremadamente seria y procesaremos a los infractores", agregó. Para probar cuán malos eran los controles, dos periodistas del canal CNN intentaron el martes pasado infiltrarse en el One WTC. Esta vez el personal de seguridad estaba atento y fueron detenidos.

El nuevo WTC, levantado en el complejo que incluía las Torres Gemelas, objeto de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los que murieron unas tres mil personas, incluye cinco torres, el Memorial y museo, un centro de transportes público, unos 550 mil m2 de espacio para comercios minoristas y un centro para presentaciones artísticas. La policía de Nueva York prevé un controvertido sistema de seguridad para todo el sitio del WTC, con un costo de 40 millones de dólares, que incluirá controles y barreras en las calles.