Votan uruguayos en segunda vuelta para elegir presidente

El presidente José Mujica confió en que su sucesor siga luchando por la equidad social. En la primera vuelta, el oficialista Tabaré Vázquez obtuvo 47.8% de los votos y se perfila como ganador.
José Mujica fue de los primeros en votar en la segunda vuelta electoral para elegir a su sucesor en la presidencia de Uruguay.
José Mujica fue de los primeros en votar en la segunda vuelta electoral para elegir a su sucesor en la presidencia de Uruguay. (EFE)

Montevideo

Los uruguayos votan hoy en la segunda vuelta electoral para elegir al sucesor del presidente José Mujica, en elecciones en las que el oficialista y ex presidente Tabaré Vázquez (2005-2010) llega como amplio favorito ante el centroderechista Luis Lacalle Pou.

El triunfalismo del gobernante Frente Amplio (FA), que aspira a conquistar un tercer gobierno consecutivo para la izquierda en este país sudamericano de 3.3 millones de habitantes, era palpable en las calles y llegó incluso hasta el popular Mujica, quien durante su mandato conquistó al mundo con sus discursos a favor de la paz y contra el consumismo, pero sobre todo por impulsar la regulación del mercado de la mariguana.

"Creo que el pueblo uruguayo va a tomar una decisión que está preanunciada por las encuestas", dijo este domingo Mujica, que llega al final de su mandato con una aprobación superior al 60%.

Todas las encuestas vaticinan un triunfo holgado de Vázquez, que obtendría entre 52 y 55 por ciento de los votos, sobre el candidato del Partido Nacional (PN) Lacalle Pou, que sumaría entre 37 y 40 por ciento de los votos.

"Y espero que el nuevo gobierno por un lado continúe luchando por la equidad social y por otro lado profundice trazos de un nuevo Uruguay que están insinuados pero que hay que continuarlos", añadió el mandatario.

Desafiando la intensa lluvia, Mujica fue uno de los primeros en votar en su circuito del barrio popular del Cerro (oeste de Montevideo).

Esta vez el mandatario dejó en casa su viejo Volkswagen escarabajo "Fusca" celeste -casi tan famoso como el presidente, al punto que a inicios de mes se supo que un jeque árabe le ofreció un millón de dólares por el viejo automóvil- y llegó a su circuito de votación en un auto oficial.

El presidente adelantó que por la noche irá a la sede del comando de campaña del FA junto a sus ministros para saludar al esperado ganador.

Otro que madrugó fue Vázquez, para votar poco después de las ocho de la mañana. Con una sonrisa en el rostro, el ex presidente llamó el domingo a no festejar por adelantado.

"No quiero vender la piel del oso antes de cazarlo", dijo este oncólogo de 74 años que en su primera presidencia convirtió la lucha contra el tabaco en política de Estado.

Rodeado de simpatizantes y periodistas, el candidato dijo que "ningún gobierno es igual al anterior" y adelantó que si es elegido llamará "a un gran encuentro nacional para los temas que importan a los uruguayos como el económico, sociales, políticos, para entre todos ir diseñando el Uruguay del futuro".

Defendió además la integración regional y vaticinó una relación "de la mejor manera posible" con la vecina Argentina, con la que estuvo enfrentado durante su presidencia por la instalación de una planta de celulosa en el margen uruguayo de un río compartido.

En la primera vuelta electoral del 26 de octubre, Vázquez obtuvo 47.8 por ciento de los votos, lo que le dio al FA la mayoría en la Cámara de Diputados pero lo obligó a un balotaje con el candidato del PN, segundo con 30.9 por ciento.

Lacalle Pou, diputado de 41 años que llegaba con la expectativa de liderar el bloque opositor, vio así prácticamente arruinadas sus esperanzas con una votación menor a la pronosticada para su partido, así como para su tradicional aliado, el también centroderechista Partido Colorado, que cosechó solo 12.9 por ciento de los votos.

Lacalle Pou dijo el domingo, tras votar, que está tranquilo con la campaña realizada.

"Le aportamos al país paz, calma, tranquilidad y es lo que le vamos a aportar sean cuales sean los resultados", aseguró.

Unos 2.6 millones de uruguayos están habilitados para votar en 6.948 circuitos electorales.

El próximo presidente asumirá el poder el 1 de marzo de 2015, para un periodo de cinco años.