Habrá segunda vuelta en Argentina: Macri o Scioli

En una intensa jornada, que sumó la tensión de esperar seis horas para conocer los primeros resultados oficiales, el opositor alcalde de Buenos Aires disputará la presidencia al oficialismo.

Buenos Aires

Argentina definirá el 22 de noviembre por primera vez en segunda vuelta si quien gobernará el país los próximos cuatro años será el conservador Mauricio Macri, actual alcalde de Buenos Aires, o el oficialista de centro-derecha Daniel Scioli, luego de que ningún candidato lograra los votos para imponerse en primera vuelta.

El dato sobresaliente de la jornada fue la decisión del gobierno, a cargo del escrutinio provisional, de comenzar a difundir los primeros resultados seis horas después de cerrados los colegios electorales y cuando ya había sido cargado 67% de las mesas de votación.

Aunque faltaba contabilizar gran parte de distritos clave, entrada la madrugada, con 76.68 por ciento de las mesas escrutadas, Macri, postulante del frente derechista Cambiemos y que estaba segundo en los sondeos preelectorales, se ubicaba en el primer puesto, con 35.61 por ciento.

Le pisaba los talones Scioli, del gobernante Frente para la Victoria, con 35.29%, por debajo del resultado de las primarias de agosto.

Con estos números, ninguno obtendría 45 por ciento de votos o al menos 40% más una diferencia de 10 puntos sobre el segundo más votado, necesarios para consagrarse presidente en la primera ronda, por lo que Argentina celebrará por primera vez en su historia una segunda ronda electoral.

Mientras los 32 millones de argentinos que acudieron a las urnas ignoraban los resultados, todos los candidatos se adelantaron a dar por sentada una segunda vuelta.

Junto a su mujer, la ex modelo Karina Rabollini, Scioli, ex campeón de motonáutica que saltó a la política en 1990 de la mano del presidente Carlos Menem (1989-1999) , cuyas políticas neoliberales hundieron al país, y terminó como vicepresidente de Néstor Kirchner (2003-2007), salió a convocar a los indecisos e independientes para lograr la victoria en noviembre.

Ante miles de militantes en un estadio Luna Park, de Buenos Aires, donde destacaron los "naranjas" que secundan al candidato y casi estuvieron ausentes los kirchneristas "puros", Scioli, de 58 años, agradeció por "dejar un país normal, desendeudado y con paz social" a la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, que anoche estuvo en la sede del gobierno, pero no en el Luna Park, a pocas cuadras de la Casa Rosada.

A su vez, a puro baile, Macri, de 56 años, celebró la segunda vuelta en un centro de convenciones de la capital. Alcalde de Buenos Aires desde 2007 y líder de Propuesta Republicana (Pro), Macri dijo que "lo que ha sucedido el día de hoy, cambia la política de este país".

En la populosa provincia de Buenos Aires, en manos del peronismo desde 1987 y desde 2007 bajo el gobierno del hoy candidato Scioli, Cambiemos de Macri cosechaba 39.67% de votos frente a 34.82% del oficialista Aníbal Fernández.

Tecero en la contienda presidencial quedó el también derechista Sergio Massa, de Unidos por una Nueva Alternativa (UNA, peronismo disidente), con 21.21%, un caudal decisivo para la segunda vuelta.

Tras felicitar a Macri y a Scioli, Massa, jefe de gabinete del primer gobierno de Cristina Fernández, adelantó que en las próximas horas los líderes de UNA se reunirán para delinear un "programa de gobierno".