Secuestra Boko Haram a 40 jóvenes y niños

Habitantes de la localidad de Malari, al norte de Nigeria, denunciaron hoy que el miércoles miembros del grupo islámico obligaron a jóvenes de entre 10 y 23 años a irse con ellos.
Activistas de Boko Haram, desafiantes ante el gobierno de Nigeria, en un video
Sólo en 2014, Boko Haram secuestró a 592 personas, la mayoría en el estado de Borno. (AFP)

Nigeria

Supuestos militantes de Boko Haram secuestraron esta semana a al menos 40 jóvenes y niños en la localidad de Malari, en el estado nororiental de Borno, aseguraron hoy vecinos que huyeron del municipio tras el ataque de los islamistas.

Borno es, junto a los estados vecinos de Yobe y Adamawa, el epicentro de la actividad de Boko Haram, cuyas acciones terroristas han cobrado en los últimos cinco años más de 13 mil vidas.

"No dispararon ni atacaron a nadie. Nos pidieron (a los varones) que nos reuniéramos enfrente del ayuntamiento y empezaron a predicar", dijo sobre el incidente, ocurrido el miércoles, uno de los vecinos, que se identificó como Garba.

"Cuando acabaron de predicar, obligaron a unos 40 jóvenes, de entre 10 y 23 años a que fueran con ellos", agregó el testigo, quien, como otros residentes en Malari, logró escapar a la capital de Borno, Maiduguri.

Sólo en 2014, Boko Haram secuestró a 592 personas, la mayor parte de ellas en el estado de Borno, según un recuento publicado por el diario de mayor circulación de Nigeria, The Punch.

Esta cifra incluye a las casi 300 niñas raptadas por Boko Haram el pasado abril en la localidad de Chibok (Borno), en un episodio que provocó indignación en todo el mundo y desencadenó una vasta campaña internacional para exigir su liberación.

Los radicales secuestraron en diciembre a unas 200 personas, la mayoría mujeres y niños, en el municipio de Gumsere, también en el estado de Borno.

El Ejército nigeriano y las autoridades civiles no han confirmado ni desmentido los últimos secuestros.

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiano en el sur.